QUE HAY DESPUES DE LA VALLA ?


La valla de Melilla a vuelto al congreso. 
Siguiendo las reglas del juego parlamentario, la oposición, sea la que sea, critica su existencia y la acción de las fuerzas armadas que intentan salvaguardar nuestra frontera con Marruecos y el gobierno, sea el que sea sigue diciendo que es necesaria.
Parte de la sociedad también está en contra.
Entonces la solución es fácil: quitemos la valla a ver que pasa.
Porque claro, todos somos muy solidarios y humanitarios a 1000 km de distancia pero cuando el problema lo tenemos encima, cambiamos de opinión.Y digo yo que alguno de los que critican la valla tenga alguna alternativa a la misma. Incluso desde Bruselas, que ahora ladran mucho, nos recriminarían la falta de control de nuestra/su frontera.

Supongamos que quitamos la valla. Que ocurriría ? Pues seguramente que habría una avalancha de gente y de mercancías de todo tipo entrando por la puerta grande. Bien, y que hacemos ahora con toda esa mercancía y con esas personas? Si a alguien se le ocurre algo, que lo diga. 
Porque hay que recordar que estamos aún ( a pesar  de los brotes verdes y de la mejoría de la economía y tal) en crisis, que apenas tenemos para atender a las personas necesitadas, muchas de ellas que han cotizado muchos años (para tener que mendigar ahora una ayuda), que se recorta en sanidad y en educación porque esto no da, o da menos. Y sobretodo porque la solución no pasa por mantener a nadie por venir de un sitio peor como está ocurriendo ahora.

Que la situación en algunos países es muy precaria, que si. Que hay gente que pasa hambre, vale. Pero en España, los que vivimos la realidad a pie de calle, sabemos que hay gente necesitada también. Personas que lo han perdido todo, que tras muchos años trabajando y cotizando ahora están con una mano delante y otra detrás. Pero como no vienen en patera o saltan vallas son invisibles. Todos tenemos algún vecino o conocido en esa situación. Y seguramente algún amigo o familiar. Y ellos no tienen derecho también a recibir ayuda? Porque desfavorecidos ya tenemos aquí, lamentablemente. 
Y por duro que parezca, es la realidad. Y se podrá obviar pero ahí está.

Ahora bien, hablamos de las  medidas disuasorias. Bien. Es cierto que lo de las cuchillas es una barbaridad. También es cierto que los que saltan lo saben. Saben que saltar la valla es peligroso con y sin ellas. A día de hoy, las fuerzas del orden, las encargadas de custodiar la frontera están en entredicho por haber actuado con demasiada contundencia.
Alternativas? 

Alguno se lo tomará a la tremenda, pero es la realidad. Es lamentable que se usen para fines políticos estos hechos. Como lo es también que se aprovechen precisamente esas críticas para fomentar y alentar las llegadas a la valla, porque alguien saca tajada de todo esto. No solo la prensa allí apostada en busca de la foto, sino esas mafias que son las que realmente dirigen esos movimientos.


Puede que la solución pase por invertir mas en esos países y redoblar los esfuerzos contra las mafias que dirigen el tráfico de personas. Seguramente si la ayuda llegase al lugar de origen, mucho de esto no pasaría.


2 comentarios:

  1. Vaya con la valla, lo que está dando que hablar. Bueno, creo que muchos, más que criticar la existencia de la valla, lo que critica es la situación que se vive al otro lado. Y nadie en su sano juicio podrá negar que la afluencia indiscriminada de inmigrantes subsaharianas hundiría el país, éste y cualquiera.
    Distinto es que la situación dramática que se vive al otro lado de la valla necesita una inversión internacional que frene el tráfico humano que no conviene a nadie salvo a las megaenormempresas que se nutre de ello. Claro, las mismas que no cotizan en los países más afectados por este tráfico. Las mismas que tienen a los gobiernos cogidos de los "mismísimos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se critica mucho por criticar y no se aportan ni soluciones ni alternativas. Se usa como arma de desgaste y nada mas. El problema sigue ahí enquistado.
      Gracias Enrique

      Eliminar