DRAMA SOCIAL





Todos los dias nos levantamos con una desgracia mas. La prensa lleva ya algún tiempo haciéndose eco de un sin fin de situaciones y vivencias trágicas. Cada mañana una nueva.
A estas alturas, nos hemos dado cuenta -prácticamente todos- de que estamos padeciendo una gran crisis económica. Por lo que sabemos que hay situaciones muy trágicas y muy duras. E inconscientemente nos solidarizamos con todos y cada uno de ellos. Y digo incons-cientemente porque no nos paramos a pensar mas allá del titular. 

Hace unos dias en un programa de estos  de la mañana, el de Ana Rosa Quintana, hablaban de una familia que estaba esperando a que derribasen su casa. (Aquí un enlace de la noticia).
Me quede a verlo porque el titular me impactó (otra familia que se queda sin casa pensé ...) y el seguimiento mediático me impresionó -ya quisieran muchos eventos tener la mitad de cobertura- : un derribo en directo con una paisana de Stop derribos gritando de todo al operario de la maquina, la dueña de la vivienda intentando convencerle de que no lo hiciese (ya lo consiguió con el primero). Llantos y desesperación mientras la pala destroza el tejado.
La casa desaparece poco a poco.
Pero no era así del todo. Resulta que la habían construido en un terreno no urbanizable y ellos lo sabían ... 
Y ahí es cuando se me revuelven las tripas. Unos señores que a sabiendas de que están infringiendo la ley siguen adelante con sus pretensiones y se permiten el lujo de presionar a un obrero que se puede jugar el puesto ( y mas en los tiempos que corren) para que no cumpla con su deber, que es trabajar.
El apoyo del programa es incondicional. Pobre gente, que no hay derecho, bla bla bla ...

Y es cuando me pregunto: que hay de los que cumplen la ley ? De que sirve ?
Porque construirse una casa en un terrenos no urbanizable es ilegal y esa gente lo sabe. Entonces, hemos de mostrar nuestro apoyo a esa gente, por muy triste que sean las consecuencias? 
Yo pienso que no. Pero es cierto que las formas no son las adecuadas, ya que les tenían que haber prohibo o permitido la construcción desde el primer día y no ocho años después.
-Y esto lo hago extensible a esas urbanizaciones construidas en zonas amparadas por la ley de costas. Que es muy bonito tener un chalet frente  a la playa, en un paraje paradisíaco, o cualquier otro espacio protegido y hacerse el sueco para luego culpar a los demás. Don Dinero que todo lo puede.-

Nosotros, los ciudadanos de a pie, vemos situaciones muy duras a diario, las hemos visto siempre. Porque gente pobre ya había en España hace 10 o 15 años. Familias que perdían su vivienda por no poder pagar un alquiler, hombres que se quedaban en paro, con dos o tres hijos que mantener y se daban a la bebida. Familias desahuciadas que se quedaban con  una mano delante y otra detrás por culpa de las deudas contraídas por tener un hijo heroino-dependiente. 
Nos hemos cruzado con ellos a diario, en el rellano, por el barrio. Nadie se acuerda?

Se esta haciendo negocio con el drama social. Los medios están mercadeando con la desgracia ajena, y muchas veces, engañándonos como a niños pequeños con un titular duro, sabedores que la situación actual nos hace solidarios al momento. Hay que ir a favor de unos y en contra de otros y ellos nos marcan el ritmo. 




7 comentarios:

  1. Buena reflexión.Además de las injusticias sociales, me hace pensar en la tendencia que tenemos juzgar sin saber todos los hechos y encontrar los diferentes matices. Evidentemente este es un caso muy diferente a la gente que se queda sin casa por no poder hacer frente a la hipoteca, pero lo miramos superfluamente y despierta nuestras simpatías, sin analizar más. Gracias por hacernos pensar en ello. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo creo, desde mi humilde opinión, que somos egoistas por naturaleza, y que cómo durante muchos años eso les ha pasado a inmigrantes, ya sean latinos, del este, de marruecos, de senegal, etc, pues se hacía la vista gorda, demasiadas personas se creen que son gente de fuera que han venido a cargarse una sociedad del bienestar, que sólo fue un espejismo creado por y para los bancos.
    Era un no afecta al ciudadano de a pie, que de manera mal juzgada se intentaba diferenciar, por ser o no del país...
    No obstante cuando toca a un hermano, a un amigo, a un vecino, que se supone es de aquí, y otros le quitan el pan , cambia la cosa!
    Y no es así, yo vivo cada lunes, una situación en que no son latinos, ni marroquis los que vienen a buscar comida en un tema de voluntariado en e que me metí en el mes de marzo y sigo en él, lo grave es pensar que con unos pues vale, pero cuando son los de tu tierra, entonces nos llevamos las manos a la cabeza!
    Es cuando decimos no puede ser... se puede ser más inhumano? No hay raza, ni condición ni relgión, son familia,s que tiene hijos, son niños que pasan hambre, y me importa un comino ( vamos siendo directa, una mierda su color su raiz, su religión) sólo sé que hay niños que pasan hambre y padres que luchan por darles de comer!
    A mi nadie me marca el ritmo, porqué yo podría estar al otro lado!!!

    Saludos, Mariano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo hablaba de hace 10 o 15 años, y sobretodo de los 80' y 90'. Los inmigrantes aun no habían llegado. Había pobres, había gente que aun se lavaba en una palancana. Mucha gente no tenia televisión ni teléfono.
      Y sobretodo hablo de personas, no de nacionalidades.
      Un saludo y gracias por participar

      Eliminar
  3. Pues sí, el tema no es que haya caído en manos de los medios. Es que ha caído en manos de los peores medios. Por decirlo de una forma extraña: de los "medios mediáticos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Enrique, nos manipulan como a marionetas.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Dura la situación que relatas, conozco muchos casos como ese, y también el acoso y exceso de los medios al distorsionar la realidad y mostrar sólo una cara del problema. La situación es que se trata de personas, seres humanos que aún hayan infringido la ley, tienen derechos y el gobierno debería darles una solución y no sólo ampararse en el papel.

    ResponderEliminar