LA VERGÚENZA DEL FUTBOL


En lineas generales, todo lo que  el dinero toca lo pudre. Muchas veces he comentado que cuando se profesionaliza un deporte, este va desapareciendo paulatinamente, dejando paso al negocio.
En el fútbol, esto lleva ya demasiado años sucediendo. Tenemos ahora mismo el asunto de los amaños y de las apuestas en el fútbol español, como ya ocurrió en Alemania e Italia.

Llevamos unos días desayunando con el galés Bale y su traspaso al Real Madrid. Manejando  cifras astronómicas 145 millones de €, mas de 24.000 millones de las antiguas pesetas. Aunque parece ser que la cifra la final rondará los 100 millones de €, solo 16.637 millones de las antiguas pesetas. 
No haré demagogia barata al decir que con ese dinero comen muchas familias, se compran muchas medicinas, se pueden hacer muchas campañas de vacunación en el 3º mundo ... Solo porque esas cantidades no nos parecen una barbaridad, por lo que nadie ha intentado acabar con esos traspasos.

Nos echamos las manos a la cabeza cuando leemos en la prensa matutina esos titulares. Si echamos la vista atrás, vemos que en los últimos 15 años, esas cantidades ya eran habituales. O nadie se acuerda de los 5.300 millones de pesetas que pagó Lopera por el fenómeno Denilson ??

 Claro, corría el año 1997 ... Y el salario mínimo interprofesional ( SMI) era de 66.920 ptas , unos 440 €. O los 48 millones de euros (unos 7500. millones de pesetas) que pagó la Lazio por Gaizka Mendieta en año 2001, cuando el SMI era de 433,34€. 


Con esto quiero decir que hoy en día, estos traspasos serían del orden de 51 millones € ( y de 67 millones € respectivamente !! Una auténtica barbaridad ya en aquellas fechas. 


Lo que ocurre es que ahora que la cosa está tan mal, nos parece una aberración que se manejen esas cifras con la que está cayendo. 

Quizás haya llegado el momento que desde los estamentos oficiales, a través de la Unión Europea y en colaboración con la FIFA y la UEFA se establezcan unos límites razonables. Se deberían acotar esos negocios, limitando la parte en dinero e incluyendo derechos de jugadores, un poco al estilo NBA, donde tienen topes salariales. Porque aparte de lo que cuestan, están los sueldos astronómicos. Y para que esa gente cobre esas barbaridades, los clubes se empeñan y dejan de pagar a alguien (suele ser hacienda y la seguridad social). Y los clubes con pocos recursos si quieren competir con los grandes, se hunden con unas deudas que les puede llevar a la desaparición.

Es cierto que algunos jugadores generan esas cantidades y mas en conceptos de publicidad y mercadotécnia. Pero en lineas generales, todo esto hace que el deporte se haya convertido en un gran negocio, donde para estar hay que gastar y mucha pasta. La competición desaparece, ya que los clubes con recursos son muy pocos, 3 o 4 en cada liga. Por lo que deportivamente pierde aliciente.

Quizás debería ser una prioridad de los gobernantes para los próximos años, o no ?

0 comentarios: