LA PARROQUIA DEL MONAGUILLO, VIVA LA RADIO !



Circunstancias de la vida, he vuelto a descubrir la radio. Y ha sido una casualidad, de esas tontas. Resulta que desde hace tres semanas aproximadamente, un par de días a la semana trabajo de noche. Normalmente, llevo música en el smartphone. Pero esos días coincidieron  con los amistosos previos a la  Copa Confederaciones, esa a la que hago referencia en mi colaboración de Achiques y espacios, y me dispuse a escuchar el partido de España contra Irlanda que creo recordar comenzaba a las 2:00 de la madrugada. Pues nada, que me puse Onda Cero, no se porqué. 
Al día siguiente, volví al mismo horario y me puse la radio, sintonizada en la misma emisora. Anuncian el programa que emiten trás los deportes y me hizo gracias la orden del día. Así que nada, me quedé a escucharlo y me encantó desde el primer segundo.

Cuando yo era joven, la radio era casi imprescindible. Era el único aparato que podíamos llevar encima a cualquier parte, por manejable ya que los walkman eran mas voluminosos e incomodos para ciertas situaciones. 
Sardá y el señor Casamajor en La ventana, los míticos Larguero (en los inicios de Jose Ramon de la Morena) Supergarcia (del abraza-farolas), protagonistas si coincidía por la mañana y Hablar por hablar con la voz dulce y sensual de Gemma Nierga ...

Pero los hábitos a veces van cambiando y las circunstancias no son las mismas. Claro, cuando estas solo, pones la radio y si te quedas dormido pues te levantas con ella.
En cuanto te casas, ya se acabó todo. Ni radio ni ná de ná, rian de rian que dicen los gabachos. 

A lo que iba, que tras el gran descubrimiento, me bajo las aplicaciones para la tableta y el teléfono, escucho los podcast, enfín, que me he convertido en parroquiano o al parroquianismo como prefieran.

Ultimamente, todo versa en escuchar desgracias, porque hay mucho desgraciao. Que si el Rey, los sobres y el Bárcenas, la Gürtel, el Barcenas, evasión de capitales y desfalcos al fisco, y el Bárcenas, los ERE ... Todas las tertulias como carroñas alrededor de los cadáveres, cada uno barriendo para lo suyo, cada cual intentando llevarnos a su orilla.


Y de repente, me encuentro con esa pandilla, dispuesta a que olvidemos todo eso, y no hablemos de nada sin estar callados. La mecánica es muy sencilla:
Ellos proponen unos temas, preguntan sobre cosas banales que te gustan o no te gustan básicamente. Comida, películas, series, frases ... Y la gente llama para colaborar, vamos que son los que hacen el programa. Porque en cuanto marcan el número, ya está liada.

Los chóferes de la caravana del humor son unos maestros en liar al personal. El monaguillo y Arturo son muy buenos, sin olvidarnos de Gema (productora y portavoz del oyente, y porque hacía falta una mujer para poner orden) y Monforte toqueteando botones (que no se para qué sirven ...)
Todo comienza así más o menos : 
- Antonio!! Nos alegramos mucho de oír tu persona !!
- Hola buenas noches...
- Desde donde nos llamas Churra ??
- De Málaga ...
- Ah !! Málaga !! Enorabuena por tu programa Antonio !!

Y a partir de ahí, el oyente que llama toma las riendas del protagonismo, de lo que salga de su boca dependen los próximos minutos. El equipo de la parroquia al acecho para que, en cuanto salte la liebre, liarse a tiros !! Y así unos tras otro ... Twitter y Facebook arden y se participa muchísimo.

Le suelen preguntar a la gente como han conocido el programa, y normalmente suelen decir que al principio como que no y ahora si, que les ha costado un poco, a lo que ellos mismos responden :Eras normal antes de conocernos... .

A mi me pasó justo lo contrario, fué un flechazo ! Es como cuando descubres que la ropa sucia no va sola a la lavadora, y hay que introducirla dentro !!  Te evades de la rutina, las noticas, la hipoteca, la madre que lo parió a todo y te dedicas a troncharte vivo por los cuatros costados. Son muy buenos. 

Y lo recomiendo a todo el mundo, abstenerse los que tengan el sentido del humor tímido u oculto, o los que busquen culturizarse más (que vayan al gimnasio).

Os dejo un par de enlaces:

La página Web imprescindible para acceder a todo pinchando.

PINCHA LA FOTO Y LES VERAS EN ACCION


5 comentarios:

  1. A mí me pasó algo parecido, también descubrí al monaguillo por casualidad. Fue hace diez años, un agosto que me tocó pasar delante del ordenador. La radio era mi compañera mientras tecleaba, y resultó que durante esos días el programa de las tardes lo llevó una mujer (no recuerdo ya el nombre) que no era la habitual. Por que recuerdo creo que tenía habitualmente un programa a otras horas y había aprovechado para llevarse a gente "de la suya". Así descubrí al monaguillo y a otros cuantos más que me hicieron aquel encierro mucho más llevadero.
    Sobre todo recuerdo cuando el monaguillo se ponía a resumir alguna de las películas clásicas de los 80. Su crecreaciones de Karate Kid o ET eran divertidísimas.
    Pero se acabó el verano, volvieron los habituales de esa hora y no volví a escuchar al monaguillo. Una lástima, los "titulares" para mí eran mucho más sosos que los que los habían sustituido durante el verano.
    A ver si ahora que me lo has recordadoa aprovecho estas cosas de internet y los podcast y vuelvo a escucharlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo las aplicaciones Onda Cero para la tableta y el móvil y ahí tienes acceso a los podcasts, y a la emisión en directo. todo sea por abstraernos y reirnos un poco.
    Un saludo y gracias por pasarte

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi a gustado verles, y se cae bien, salir de las noticias (que se han convertido en desastres, criticas, etc) y reír y una buena dosis de amenidad, un bello domingo para ti :)

    ResponderEliminar
  4. Yo también descubrí el programa por casualidad, lo escuché una noche y no lo volví a escuchar nunca más, porque me parecen una panda de subnormales y de retrasados mentales de la hostia. ¿Realmente os hacen gracia el payaso del monaguillo y todos sus colaboradores? Me cuesta mucho creer que estos gilipollas os puedan hacer gracia, pero bueno, subnormalitos como ellos hay en todos los lados.
    Luego está la voz esa tan repugnante del monaguillo... dan ganas de darle un par de hostias en toda la boca. En fin... ver para creer que este programa pueda hacer gracia a alguien.

    ResponderEliminar