SOMOS TODOS VIOLENTOS ?



                    

En el post anterior, hablaba del movimiento feminista FENEM, que acaba de desembarcar hace pocas fechas en España. Y de ahí que lo enlazamos con la violencia de género, machista o como se quiera denominar. Y ese precisamente es el problema, la propia denominación. 

Personalmente estoy en contra de llamarlo a todo violencia machista o de género.
Creo que hay un interés creado más allá de la defensa de las víctimas. Por ello habría que especificar muy bien el tipo de delito y no etiquetar a la ligera a un sector de la sociedad por unos pocos. 
Al fin y al cabo, es una discriminación por sexo. No se lucha contra eso?
Desde los distintos movimientos pro-feministas o de igualdad, no se está planteando bien esto. Porque parece ser que si no estás a favor de lo feminista eres un machista y un maltratador. Y por supuesto no es así. 

La violencia de género se refiere a que de manera totalmente consciente e intencionada se genere algún tipo de daño físico y/o emocional a personas por ser precisamente del sexo opuesto . Normalmente, solo se utiliza para definir comportamientos marcadamente machistas, es decir conductas que menosprecian a la mujer -por considerarla inferior-, considerando su papel de subordinación al hombre. 
Según los datos oficiales, prácticamente todas las mujeres asesinadas en los casos considerados de violencia de género mantenían o habían mantenido una relación sentimental con el asesino. Es decir que no tratamos con agresores que odian a las mujeres. Existe o ha existido una relación personal entre ambos. Esto lo englobaría en violencia doméstica o de pareja.
Por supuesto que no quiero decir que sean menos víctimas o menos culpables. Lo único que quiero remarcar es que se está catalogando a los varones españoles de machistas y maltratadores cuando no es así. Esa es la imagen que se proyecta, de hecho los lectores de otros países lo podrán corroborar. (En el anterior post, hay un comentario alusivo a ello).

Luego, en parejas homosexuales cómo funciona entonces? En el caso de chicos ambos son culpables y si son chicas ambas víctimas? 

Las personas que son violentas, lo son con todos. Son cobardes por naturaleza y se sirven de la superioridad física para imponer su ley. Solo actúan contra los que son más débiles que ellos, tanto en el hogar como fuera.



Tampoco nos olvidemos de los niños, auténticos damnificados. Las vivencias de los menores en hogares con esta problemática, no se tiene en cuenta todo lo que se debería, empezando por los padres. A los primeros que habría que proteger es a los niños, no solo por el impacto psicológico de vivir situaciones de violencia física, verbal y emocional, sino sobretodo por estar expuestos en primera linea a esas violencias. En lugar de protegerlos, son utilizados como armas arrojadizas o escudos, hechos que a veces incluso provocan la debacle.

Pienso que un problema de este calibre no se puede atajar si no lo definimos bien. Considero que es un asunto educacional, en el que la sociedad se tiene que involucrar, refiriendome a sociedad al conjunto de hombres y mujeres. Todo lo que sea intentar proteger a la mujer del hombre solo crea división incluso allí donde no existía. 

La lucha por la igualdad no se hace desde el ministerio, con medidas que sólo favorecen a uno  de los involucrados, sino desde casa, que ademas sale mas barato que alimentar asociaciones y ministerios, y difundir campañas publicitarias en lugar de destinar esas cantidades a la ayuda directa. 

A nuestros hijos los tenemos que enseñar que independientemente de ser chico o chica, les tienen que valorar como personas que son. Y que ellos han de comportarse de la misma manera. Ademas, el modo de vida en un hogar conlleva tareas de las que todos somos partícipes. Y esto empieza por tener cada unos sus cosas recogidas, que cada cual haga su cama y colabore enlas tareas comunes de poner la mesa o recoger la cocina. Hay que verlo como lo que es, algo totalmente normal en una convivencia. Las madres y los padres proteccionistas que se lo dan todo hecho a sus hijos (sean hembra o varón) son los mayores culpables de la falta de esos valores de igualdad. 





4 comentarios:

  1. La denominación de las cosas suele ser un problema y efectivamente la etiquetación de ciertos temas, puede causar ciertos estragos.
    En mi caso, debo ser super-rarísima, porque no me considero ni feminista, ni machista, ni maltratadota, ni conocedora excelentísima del Diccionario Real de la Academia Española... ¿neutral valdría entonces?...
    Pero bromas a parte, la violencia de género está muy de moda en los últimos años. Se conocen más casos, se publicitan más por los medios, se conoce el sentir de las víctimas, el perfil del agresor... ¿Y existe solución?... tú hablas de atajarlo a través de la vía educacional y ciertamente es una alternativa a medio-largo plazo, pero desgraciadamente creo que es un problema también de choque de culturas. En cualquier caso, no veo que pueda existir una solución factible contra un fantasma que acecha desde siglos atrás, pero una cosa es cierta, habría que redefinir esos términos de violencia de género y doméstica, aunque tengan muchos rasgos comunes que los hagan confusos.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que lo de hablar mucho de ello le da mucha relevancia. Y por supuesto que si educamos a nuestros hijos en el respeto y la igualdad, seguro que disminuyen, sobretodo porque estos se involucraran mas a la hora de denunciar a terceros, a implicarse mas como sociedad.
      un saludo y gracias

      Eliminar
  2. Yo pienso que la violencia doméstica tiene todas sus variantes, como por ejemplo que una hija pueda maltratar a sus padres homosexuales, pero mientras el porcentaje de agresión de hombres a mujeres sea se dé en más de un 95% de los casos y el de agresiones de mujeres a hombres sea residual, no encuentro problema en seguir llamando violencia machista a este trastorno mental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hay muchas variantes, pero cuando la violencia se ejerce por un motivo, no beneficia en nada denominarlo de otra forma. Según los datos recabados por el ministerio de igualdad, prácticamente todos tenían o habían tenido una relación sentimental, por lo que ese dato ha de conocerse. En cambio, se esconde para llamar machista a una sociedad , con todo lo que pueda conllevar. No buscan la igualdad, ni el bienestar de los niños, solo por el beneficio seguramente personal...
      un saludo y gracias por participar

      Eliminar