EL CUARENTAÑERO 10: LA MEMORIA

Hace ya algún tiempo que este servidor es cuarentañero. En un principio la cautela fue mi bastón, sobretodo antes "de", ya que el miedo a lo desconocido se apoderó de mi mente. Aunque no de mi cuerpo, que siguió luciendo esas tabletas de chocolate. Y digo "esas" porque yo no soy un tipo  común, aunque eso lo habréis notado ya. Yo no tengo "una" tableta de chocolate, soy más del tipo carrefour, 3X2. Formato familiar-ahorro.
Así que con esa prudencia me fui acercando al fatídico momento, ese punto de no retorno : los 40. A partir de ese instante, me convertí en un voyeur, miraba pero no participaba. Empecé a analizar los últimos años y mi entorno. Y comencé a comprender el porqué de muchas cosas. De como inconscientemente, nos vamos preparando poco a poco para ese momento. Estamos en lo alto de la curva, prestos a salir despedidos por la inercia del paso del tiempo, arrastrados por la fuerza de la gravedad. 
Si ya un tiempo antes había comentado que se me iba la pinza, ahora poco a poco voy entendiendo ciertas situaciones, y ciertas manías.

Porque tenemos la nevera llena de imanes? Según nos vamos adentrando en la senda de la vida, vamos perdiendo facultades debido al degaste y a la desidia quizás. Así que necesitamos que nos recuerden constantemente las cosas. Llenamos la nevera de imanes de diferentes formas y tamaño, cada cual más raro. Incluso hay gente insensible que cuando se va de vacaciones te trae uno : Benidorm, Cadiz, Montreal, Roma, Camping La Paca ... Tanto se me nota ?
Pero como muchos de vosotros sabréis  a estas alturas de la película, soy maquinero. Rápidamente me puse manos a la obra. Y aparte de los imanes llenos de papeles a modo de recordatorio, he conseguido configurar mi teléfono y vincularlo con el ordenador mediante el calendario de google. Tengo registrado los todos eventos y citas importantes hasta fin de año, cumpleaños, visitas al médico, y demás recados, muchos de ellos muy simples y sencillos. Y cuanto más me lo apunto, más me despreocupo y más se me olvidan esas cosas. 

Un ejemplo muy gráfico de esta perdida de capacidad de recuerdo, son los números de teléfono. Cuando yo era jóven, me decián :
- cual es el numero de teléfono de Pepe? 
- A lo que yo respondía sin titubear, con la misma rapidez y agilidad mental que un ñu perseguido por una manada de leonas hambrientas, cuando decide que hacer en unas milésimas : 942 345623. 
Y ya está !! Tenia en almacenados en la mente todos los números de teléfono de mis familiares y amigos. Hoy en día casi no me sé ni el mío. La tecnología lo hace por mi, en mi teléfono, tablet y ordenador. El día que no estoy "conectado", no se nada. Es como un respirador que sin ello , no funciono. 
Yo antes, tenía un truco: me cambiaba el reloj de mano, y cuando miraba la hora, al verlo en la mano no habitual, recordaba el asunto y listo. Pero desde hace un tiempo, cuando me cambio el reloj de mano pueden ocurrir dos cosas :
- que vea el reloj y diga : "para qué coño me habré cambiado el reloj de mano ?
- o, bastante peor, que me pase toda la mañana buscando el PUTO RELOJ  !!


Así que gracias a las nuevas tecnología, tengo memoria virtual. Vivo gracias a las alertas y a los papeles de la nevera. Además, tenemos post-it en casa. Para los que sois más jóvenes, os diré que son pegatinas de colores fosforitos, como las alertas pero analógicas. Para cuando se te va la luz o te quedas sin batería en el móvil, ese papel con una parte adhesiva se pega en lugares a los cuales un es asiduo : en la pantalla del ordenador, encima del móvil, en la puerta del armario de las cosas ricas etc ... Y de esta manera el mensaje llega a su destinatario.

Y es que todas estas cosas se van inventando por la necesidad inmensa que tenemos de recordar nuestros que haberes diarios, esos que nos importan lo mismo que un documental de la vida sexual y organización familiar de la rana amarilla del amazonas. 

Asi que os aconsejo que vayáis ejercitando la mente o comiendo cerillas, por el fósforo claro ! Ah ! que no existen ?? Solo mecheros ? Que están a punto de desaparecer también ya que  casi no hay fumadores ?? 
Estoy peor de lo que pensaba ... 

16 comentarios:

  1. Joder y eso a los cuarenta,espera a llegar a los 50 como yo.Yo de momento solo se me olvidan la nimiedades,mi mente es selectiva y se acuerda de lo importante.Los numeros basicos de telefono y lo que tengo que hacer mas importante.Lo demas lo apunto.Si tengo que ir a hacer la compra hago una lista porque si voy de cabeza el 0,01% se me olvida es una cosa que no me preocupa porque ya voy mas abajo que tu en esa cuesta imaginaria y la edad no perdona.No necesito leer manuales de sexo porque eso es como andar en bici,no se olvida va en los genes.
    Un abrazo y paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno cuenta la feria como le va amigo !! Que nos caemos mayores y más cuando miramos a nuestro alrededor, nuestro hijos nos marcan las pautas.
      Si quieres pasare por las demás entradas, las tengo numeradas. Hay que echarse unas risas de vez en cuando
      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  2. Como tú bien dices Mariano "C´est la vie mon ami" y, esto sí es verdaderamente democrático: nos sucede a tod@s! `Gajes del oficio de ir acumulando años´. Yo -al igual que Gonzalo- siendo "cincuentañera", `confirmo´ que es cierto lo que `dices´, jeje. Yo también apunto los eventos, citas, vencimiento de pagos, etc. pero en un calendario `de los de antes´, de papel -y que además trae el "santoral", pues ya no están en este mundo ni mi abuela ni mi madre `pa´ recordarme, por ejemplo, "que hoy es el santo de Luis" (mi marido), lo que, de hecho, ya no es de `importancia´, como lo era en mi niñez...así que es más por `costumbre´, o por una cuestión de `nostalgía´, algo que también se `acentúa´ con el paso del tiempo!- ¡Ah!, y para ir a la compra, por supuesto que tengo que llevar la lista apuntada con "mi puño y letra".
    ...Ya no recuerdo qué más iba yo a comentar, jaja. Así que, ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, habértelo apuntado !! Y dejarme aclimatarme al cuarentañerismo antes de hablarme del cincuentañerismo, que al final me voy a deprimir !!
      Te invito a ver las demás aventuras del cuarentañero, las tengo numeradas.
      Un saludo y gracias

      Eliminar
  3. Pues yo estoy a cinco meses de entrar en los 40 pero vamos que me identifico en parte con lo que has escrito,aunque intento que la tecnología no me gane el pulso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es por desanimarte, pero estás llegando a la cresta .... Luego es todo hacia abajo, todo se cae ...
      Yo comencé las andanzas del cuarentañero con esa edad más o menos. Las iré colgando en Facebook y quizás en twitter por si quieres echar un vistacillo.
      Hay que echarse unas risas de vez en cuando.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
    2. Pues sí y tanto que quiero leerlas. Me ha gustado mucho, he recordado y me he reído, y ahora más con tus comentarios... Heidi no llevaba ni zapatillas; Todo se cae... jajaja... ¡Genial!

      Saludos ^_^

      Eliminar
  4. He de confesar que estoy frita, lo del cambio de anillos, no me funciona, los papeles, los veo después, la compu no siempre la tengo encendida, compre un cuaderno de los antiguos para los # tel. y lo pierdo todo el día, paso la semana, haciendo la lista del super, y cuando lego, he dejado la lista, se me olvido donde deje el carro en el parqueo... si creo el cerebro venia small y se me enconjio un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas peor que yo compañera ! Lo mejor es lo de las alarmas en el móvil. Hay incluso aplicaciones para la lista de la compra. Otra cosa es que acuerdes de llevarlo encima !
      Te invito a ver las demás aventuras del cuarentañero, las tengo numeradas. Las iré colgando en Facebook y quizás en twitter por si quieres echar un vistacillo.

      Un saludo y gracias

      Eliminar
  5. A ver. ¡Cómo te puedes quejar por las consecuencias de haber cumplido 40 años! ¡Me acabas de escandalizar!!! En dígitos eres un chavaluco...
    Servidora tiene (¡uy!. En 3º pers. Como Aída Nizar) los cuarenta y todos; es decir, 49, y en septiembre recibiré los 50 con muchííísimo orgullo. En ese momento habré llegado a la mitad de mi vida. Al menos, lo he solicitado a las altas instancias y, en cuanto me lo concedan, pediré prórroga. Ya sabes, por pedir que no quede...
    Todos los días me pongo la cinta en la frente y a correr como una Usain Bolt por la vida. Eso sí, de vez en cuando paro y contemplo el entorno...
    Corro detrás de las nuevas tecnologías (soy una gañana en esto);detrás de las nuevas generaciones (qué tendenciosa suena esta expresión)...siempre por detrás, pero todavía estoy en carrera...
    Cuando paro, veo de todo. Y si me miro a mí...arrugas? todavía, no; canas? incipientes, pero no me pienso teñir!; volumen? va! me mantengo como hace 20 años; chocolatinas? Si. Y bombones, pero dentro del estómago. No se ven!; texturas? han cambiado; la gravedad? pues, ha hecho bien su papel: tira y tira hacia abajo;tiempo de recuperación tras una jarana? Buffff!!
    Recuerdo yo, que cuando era joven, allá 'in illo tempore'...; En mis tiempos...;
    ¡No.Yo ya no estoy para eso!; Eso son cosas de vosotros, los jóvenes...
    Esto último es ser 'mayor'.El cambio de uso de la memoria, no.
    Un saludo y mucho humor, que es mucho que el gimnasio y el psicólogo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA A pesar de lo que dices estás peor que yo ! Cuando sea cincuentañero, cambiará la saga del cuarentañero y estaré entretenido. Lo cierto es que medio siglo también debe de marcar, pero como llevaré ya 10 años lamenteándome, pues será coser y cantar.
      Pasate si quieres por mi recién inaugurada página de Facebook que iré colgando los demás capítulos de la saga, asi te ries un poco.http://www.facebook.com/pages/La-Neurona-Impasible/310296072381396
      Un saludo y gracias

      Eliminar
    2. pos va´ser ser que si. Que´s toy mu malamente. Pero es inevitable. El tiempo pasa y no hay nada que hacer. Es adaptación, en la medida que se pueda y que nos dejen.Te visitaré en tu otra vivienda.

      Eliminar
    3. Hay que reirse un poco de nosotros mismo, de estas situaciones. Un abrazo

      Eliminar
  6. Pierdo neuronas como aceite pierden los coches viejos Pregunto a todas horas para tratar de no olvidar, que es lo mismo que no recordar. Afortunado eres Mariano con el dominio de la memoria virtual.
    Me siento identificado con este tema, a veces tengo lagunas temporales, espacio tiempo que no quiero considerar como perdida de facultades de memoria. "AUTOENGAÑO" pero mis hijos me dicen Papaaaaa,,,,,,,,,, otra vez.
    Estoy contigo Mariano. Si sirve de algo tengo 49, es para los estudiosos de las estadisticas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. Te invito a conocer las demás aventuras del Cuarentañero, que iré publicando en Facebook, pero que también están aquí en el blog. No pienso perder el sentido del humor, a pesar de la situación
      Un saludo

      Eliminar