PRE-ADOLESCENTES


Está claro que los tiempos cambian . Y podríamos decir que avanzan.
De ahí el fenómeno, que desde hace ya algún tiempo, ha surgido en nuestra sociedad. O mejor dicho una etapa nueva... La PRE ADOLESCENCIA.
Chavales y chavalas de entre 9 ¿? y 13 años que al parecer son adolescentes en cuerpos extraños. 
Todo empieza en la 1ª comunión, cuando le regalan un teléfono móvil a la criatura. Automáticamente, entre el sacramento y el aparato, eclosiona cual mariposa, dejando atrás su anterior y agusanado traje. Son por lo general chavalas y chavales que sin tener edad ni cuerpo, sienten la madurez aflorar.
O por lo menos eso es lo que algunos padres modernos interpretan. Así que les visten de "hombrecito" y "mujercita" primero, y de "jovenzuelos" después. Vemos los viernes por la tarde las pandillucas de esos pre-adolescentes reunidos en las plazas, cada uno con un smartphone o BlackBerry, güasapeando a tope. Todos tienen perfil en las redes sociales, Facebook, tuenti, twitter ... Y esto es curioso también ya que algunos padres descubren las redes sociales a la vez que sus hijos. Y de repente son "amiguetes" !! 
El empeño de los padres en crear necesidades innecesarias a sus hijos, para qué ? (Que pregunta más ridícula, si se contesta por sí sola, no?) 

Que yo recuerde, nosotros que ahora somos padres de esos chavales, que les empujamos a que sean mayores y modernos, a esas edades éramos lo que éramos : NIÑOS ! 
Cierto es que no había ni internet ni teléfonos, pero jugábamos aun con los playmobil, geypermans, Barbies y Nancys. Salíamos a la calle con aquel bocadillo de embutido o de chocolate, de media barra de pan como mínimo. Y nada de ibérico ! No teníamos mayor preocupación que la de jugar y divertirnos. Eso sí, ya cerca de los 13 nos interesábamos por las chavalas, pero con más pudor que vergüenza !
El paso al instituto era el momento importante. Durante ese verano, que marcaba el final de una etapa y el comienzo de otra, nos convertíamos en adolescentes, con nuestros granos y y la pelusilla en el bigote. Todo eso era la edad del pavo ! El salir del cascarón se antojaba lento comparado con ahora, que de un día para otro ZAS !!!
El empeño de algunos padres en dar todo lo que ellos no tuvieron es un error tan grande como el querer ser amigos de sus hijos. Ser guays y modernos no está reñido con ser educadores, que realmente es la labor de los padres.
Quizás esto pueda explicar algunas cosas. Cada vez, los chavales empiezan antes a beber y/o a consumir drogas. Y digo quizás porque puede que no haya ningún estudio al respecto, que vincule los hechos. Pero hablamos también de darles muchas responsabilidades a chicos y chicas de 16 años, cuando en realidad pensamos que todavía son unos críos. Entonces porqué les consideramos mayores con 12 ? 

Quizás deberíamos dejarles que crezcan ellos solitos, sin prisas. No darles más responsabilidades de las que puedan asumir.Porque luego vienen los dilemas, si son mayores para unas cosas, lo son para otras ?   Véase la píldora del día después, responsabilidad penal de los menores de 18 años ...


18 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo. Mi madre es mi mejor amiga (bueno, mucho mas que eso) pero sabes cuando se convirtio en mi mejor amiga? Cuando me independice y ya eramos dos mujeres. Antes de, como tu dices, fue tan solo mi madre. Hoy le agradezco muchisimo el que este fuera el caso porque los valores que me dio me sirven de mucho en todo lo que hago en la vida. Como tu dices, esta historia de los padres de hoy de empeñarse en darle a sus hijos lo que ellos no tuvieron se les ha ido de las manos a muchos. Yo, si quisiera tener hijos (q esa es otra historia), claro que les daria todo lo que me pudiese permitir. Pero, como me enseñaron mis padres, se lo tendrian que ganar. Ver a holgazanes que no aprueban sus clases con un Iphone en la mano pagado mensualmente por sus padres es algo que no puedo entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ultimamente estás que lo tiras !! Es muy importante que seáis amigas ahora que soy adultas e independientes ambas. Pero dar todo lo que te puedas permitir siempre y cuando sea el momento adecuado, nunca antes.
      Gracias Sandruca !!

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. No entiendo este afan por recortar la infancia cada vez mas. Es una de las partes mas bonitas de la vida y solo cuando somos mayores nos damos cuenta de que cuanto mas larga sea, mejor! Ves niños cada vez mas pequeños por la calle, niñas vestidas como escorts con solo 11 o 12 años, y quien les compra la ropa? Sus madres, que parece que las preparan conscientemente para la batalla. Mientras nosotros con 12 o 13 años eramos todavia niños que jugaban y comian el bocadillo, hoy son pseudo-adultos que ya estan de vuelta de todo porque lo han visto todo demasiado rapido. Despues nos asustamos de que hoy los mas jovenes no conocen valores como el esfuerzo o la disciplina... pero como los van a conocer, si se lo han dado todo en la mano desde que han nacido! En realidad no es culpa suya, sino de quienes deberian haberles educado y no lo han hecho. Por cierto, hoy en dia tampoco entiendo eso de "darles todo lo que yo no he tenido", porque a diferencia de nuestros abuelos, los padres de los pre-adolescentes de hoy no han pasado por ninguna guerra, ni han conocido el hambre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me quise meter en lo de la ropita de las niñas, pero hay cosas muy fuertes, incluso para un cafre como yo.
      Pero lo peor de es que luego con 25 años, se creen que lo saben todo y no saben ni hacerse la cama o freír un huevo. Y esta es la juventud que se queja, acostumbrados a que se lo den todo no saben buscarse la vida. Por que el crecimiento al fin y al cabo es acumular experiencias, y si vas atajando, te van a faltar datos !!
      Un saludo

      Eliminar
  3. Me ha gustado esta entrada, me ha parecido interesante, porque yo soy madre de una pre-adolescente, y es muy cierto lo que alegas.

    Quizá seamos los padres los culpalbes de que nuestros hijos, hoy tengan más caprichos, tienen de todo, móviles con internet, ordenador, toda clase de maquinitas... pero yo creo que antes éramos más felices y no conocíamos nada de eso, yo creo que a su edad, era más niña, y hoy parece que tienen más edad, han cambiado mucho los tiempos, o quizá sea la sociedad quién haya cambiado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que por supuestos los culpables son los padres. La sociedad al fin y al cabo es un conjunto de padres, entre otros. En mi casa por ejemplo, somos "maquineros" como me defino yo, hay de todo.Pero eso no significa que no haya obligaciones ni otras actividades.
      El no "ser menos por el que dirán" es la madre del cordero. Esa mentalidad describe a esa parte de la sociedad egoísta y sin personalidad, cualidades que se transmiten de padres a hijos. Yo conozco a algunos así, viven aparentando lo que no son hasta que de repente se levantan un día y su mundo se ha derrumbado...
      Gracias Maria

      Eliminar
  4. Estoy tan de acuerdo que me deprimo, con mi preadolescente de 12

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida por aqui.
      No te deprimas y coge las riendas !!
      Un saludo

      Eliminar
  5. Buena `entrada´ Mariano. Esto de los Pre-Adolescentes es una realidad que nos incumbe e interesa, no sólo como padres de familia, o en el ámbito `personal´, familiar, sino también como sociedad... Y para no ser repetitiva, no agrego nada más, ya que opino lo mismo que tú -"pa´no variar", pero es que, sinceramente, ¡así es!- y, por lo tanto, también coincido con los acertados comentarios que ya te han dejado.
    Un abrazo
    Laura Marco (@MissComentarios)
    P.D. Ahora, veamos si `logro´ que esto se publique...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Esta vez si que ha aparecido el esperado comentario. Muchas gracias y un saludo

      Eliminar
  6. Yo no soy madre pero sí, tía...y una tía muy dolida y compungida, que ve como su única sobrina se ha convertido en un ser malhablado y caprichoso, que desde los 12 utiliza sujetadores con relleno y como ya a esa edad se preocupaba más por las mechas del pelo y sus uñas que por estudiar. ¿Y a quién culpo de todo esto? pues a sus padres, claro está. Una, por permisiva y el otro, porque todo lo que diga y haga su mujer está bien. Al final quien manda es la niña.
    Una niña es una niña y necesita ir conociendo el mundo poco a poco, junto a sus amigos. No se le puede abocar directamente a la adolescencia cuando todavía se debía jugar con muñecas. Obviamente, la sociedad también tiene parte de su culpa pero para eso están los padres, para saber donde poner los límites. Nunca he entendido porque alguien puede decidir sobre tener relaciones sexuales, o no, a los trece y, en cambio, no puede ir sólo al médico hasta los dieciseis. Esto es una ley. No la han hecho los padres. La han hecho los políticos que también, supongo, son padres. O como una niña puede abortar sin necesidad de decir nada a sus padres... Si no tuvo cabeza cuando hizo una cosa, no creo que vaya a tener la cabeza mejor amueblada dos meses después... Son tantas y tantas cosas que veo incoherentes que nunca acabaría.

    Pero concluyendo: la culpa la tiene la sociedad que hemos creado pero también los padres que no saben poner límites, para asi ser los "amigos" de sus hijos y ser guays. No, señores, no... un padre es un padre y un amigo es un amigo. No se puede equiparar.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho un poco más arriba, la sociedad la componen los padres entre otros. Culpar a la sociedad es como culpar a las bombas en lugar de a quien las tira. La educación se da desde bien pequeños, y lo que no hayas hecho
      entonces, con esas edades no lo haces porque tienen ya "vicios adquiridos". Lo importante es no olvidarse nunca del papel de cada uno, y si has hechos una buena y dura (porque lo es, creeme) labor en los comienzos, cuando tiene 12 o 13 años te es mucho más fácil, sencillamente porque aun te respeta.
      Un saludo y gracias

      Eliminar
  7. Por supuesto, Mariano: la educación se empieza en casa y desde allí se extiende hacia fuera. Si tus padres no te enseñan a decir: "gracias" y "de nada", nadie te lo va enseñar. Por eso los padres son la pieza clave de la educación. Si un padre no respeta la decisión de los profesores, tampoco lo harán los hijos...

    Y no creo que sea una tarea fácil en absoluto. No sé si yo lo haría mejor. Pero estoy convencida que un poco de mano dura como padre educador nunca viene mal. Aunque de pequeños nos revelemos, de mayores agradecemos ese gesto. Al menos, para mi es así. Si no hubiese tenido la mano dura de mi madre, me habría convertido en una niña mimada y sin valores, con todos los caprichos a mi alcance, sin valorar nada. Antes la odiaba. Ahora le doy las gracias por haberme enseñado el valor del trabajo y de una buena educación :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que no es fácil. Nadie ha dicho que lo sea. Pero a la vez, no hay que complicarse la vida en intentar ser un modelo de padres tan modernos que precisamente se olvidan de encauzar el crecimiento intelectual y personal de la criatura, que es precisamente labor. Hay que decir muchas veces que no, demasiadas quizás a priori pero con el tiempo te das cuenta de que eran pocas !
      Un abrazo paisana !

      Eliminar
  8. La preadolescencia y el síndrome de Peter Pan son propios de los papás y mamás que piensan que los hijos son muñequitos monísimos a los que seguir adornando con ropita de mayores y todos los complementos posibles. Los niños siguen siendo niños igual que éramos nosotros. No son ni más listos, ni más tontos: tienen distintas habilidades. Manejan con facilidad todas las maquinitas, pero no saben trepar a un árbol ni coger grillos, por ejemplo.
    Cuando son pequeños hay que levantarse del sofá muchas veces y, después son adultos en prácticas. Tienen que comprobar que todo tiene un precio; que no todo viene de cara; que cometen errores y tienen que pagarlos; que los problemas, si no se solucionan, crecen...Eso si, este periodo puede ser duro para ellos y muuuy doloroso para los padres ¿estamos preparados como lo estaban nuestros padres? Ellos también nos lo dieron todo, pero iba acompañado de estas otras lecciones.
    Ay!No son mis padres quienes dicen esto. Siempre dije que yo nunca sería como ellos.Ahora me doy cuenta de que como madre soy igual o más...!!!Espero que cuajen los valores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir Marisa. Y estoy de acuerdo contigo. Manejan las maquinitas pero no saben esquilarse a un árbol ni tan siquiera lo que es un grillo !!
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Por la parte que me toca, me preocupa mucho, muchísimo, la sexualización temprana que hay con las niñas (soy madre de dos). Cierto que ahora sólo tienen 4 y 2 años, pero me repatea que la gente le pregunte a la mayor si ya tiene "novio" o si le gusta algún niño de su clase. ¡Por favor! esta niña tiene toda su vida adulta para andar detrás de un tío como para andar a preocuparse con semejantes chorradas a la edad que tiene! Dejemos que los niños sean niños en el momento que les toca y no adelantemos etapas.
    Y por otra parte está el mensaje que los medios les transmiten; pero ahí está la labor de los padres: ser el filtro de contenidos (en la medida de lo posible) que llegan a nuestros hijos.
    Un energúmeno no florece de pronto a los 11 años. Si te florece uno es porque lo has estado abonando en los añitos anteriores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Desde bien pequeños hay que encauzarlos. Pero lo de los novias y novias a tempranas edades, a mi personalmente me hace gracia preguntarlo para ver como se ruborizan e incluso se medio enfadan de la vergüenza que les da ! Pero a lo que si me niego es a facilitarle un modo de vida que su mentalidad y preparación no sea capaz de asimilar.
      Me ha alegrado mucho verte por aquí y espero que vuelvas.
      Un saludo

      Eliminar