VERDUGOS DE LA VERDAD





Alberto Contador por fin tiene su veredicto. Es culpable. Pero aun no sabemos muy bien porqué. Ya que sin pruebas, según el veredicto, ha sido condenado a una sanción ejemplarizante. El mensaje es ambiguo, no se sabe si la sanción es por ser español o por haberse enfrentado al poder de la UCI y la AMA. Está claro que McQuaid tenía una espinita clavada, al igual que  Christian Prudhomme. Son los que se han alegrado.
En cambio , los profesionales del ciclismo no.


En la prensa gala, en L'Équipe, de momento no hacen sangre del asunto. Seguramente porque aparte de que cabe recurso, la culpabilidad del "pistolero" queda en entredicho. De momento, solamente relatan los hechos, sin entrar en valoraciones.


Pero las cosas claras. Hablemos desde el punto de vista del aficionado. Sancionan a Alberto y si eres fan, es una injusticia y si no te gusta, se veía venir. Así somos, que le vamos a hacer. Por lo menos, desde los organismos sancionadores, deberían darnos una sentencia clara en cuanto a la violación de las normativas.
Desde el momento en que se le detecta esa ínfima cantidad de clembuterol, sustancia prohibida, se lanzan sobre la presa. El Tour como locos por calzarse a un español y McQuaid pues ni te cuento.
Lo que para unos está claro, para otros no. La lucha contra el dopaje ha alcanzado un punto en el que hay que sancionar a los tramposos, como los llaman los franceses, y si son españoles ya son culpables antes del juicio. O esa es la impresión que han dado.


Nadie se para  valorar y/o explicar cuanto significa esa cantidad. Y me explico. Lo que se le encuentra en la orina es de 50 picogramos por mililitro. Es esa una cantidad suficiente como para haber adulterado el rendimiento del escalador ? Partiendo de los conocimientos científicos de los laboratorios encargados de las analíticas, sopesando el tiempo que se tarda en eliminar la sustancia y en función de la cantidad encontrada, se podría determinar el cuando y el cuanto ? 
Y esto sí es importante. Si se determina cuando ha ingerido el cuanto , se podría afirmar si la ingesta se realizó con intención de mejorar el rendimiento, o simplemente se trata de una sustancia contaminada. Es decir se podría hablar de dopaje o de intoxicación.






Lo que recoge la sentencia es la falta de pruebas para ambas versiones, la de Contador y la de la UCI y la AMA. Es decir que se le sanciona por si acaso. Lo cierto es que la indefensión parece muy clara. 
Pero también cabe la posibilidad de que el dopaje haya existido y el corredor haya sido sancionado con razón. Pero no lo sabremos. A día de hoy, lo que refleja el veredicto es contradictorio. Refleja que la sanción es debida a que ambas partes reconocen la presencia de la sustancia,si bien no se ponen de acuerdo en la procedencia.
Quiere decir esto que si Contador niega la mayor, no le sancionan ? Porque los análisis son claros al respecto.


Luego, las fechas también tienen su cosa. Tampoco se ciñen realmente a lo ocurrido, sino que parece mas bien una artimaña para impedir que esta temporada participe en las carreras importantes, incluidas las olimpiadas.


La lectura es clara. Hay que sancionar a Alberto Contador, por lo que sea pero hay que hacerlo. El tribunal sanciona a dos años, una barbaridad de tiempo si realmente valoramos la sentencia. El enfrentarse a los organismos que imparten justicia y depuran responsabilidades es algo que no se debe consentir. Han dilatado en el tiempo la resolución hasta hacer el mayor daño posible, para que uando surja otro caso similar, se ajuste al castigo sopean de verse este ampliado como escarmiento.
Si la UCI y la AMA están satisfechos con una sentencia condenatoria, sin pruebas de prácticas de dopaje consumadas, más que la ingesta de alimentos contaminados, es que algo no va bien. Han matado a la verdad.


Yo deseo que si es cierto que no existió voluntad alguna de alterar la competición ni el rendimiento del deportista, Alberto Contador siga hasta el final, hasta que haya una sentencia que lo absuelva. 
Y esto él lo sabe, si no recurre, será aceptar la culpabilidad.

8 comentarios:

  1. Yo creo que es por la envidia 'gabacha' que nos tienen. Una cosa está clara y es que la razón que creo hace que se le condene es precisamente por algo que has escrito en la entrada y no es otra cosa que el miedo a que 'una vez más' un 'Españolito' los ridiculice en sus tierras.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a pesar de no haber ningún francés en el jurado, creo que se huele su presencia en la sentencia.
      Gracias company !

      Eliminar
  2. Visto lo visto casi es mejor que te juzgue el Tribunal de la Inquisición que el TAS. Debe ser el único sitio donde el culpado debe demostrar su inocencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, la "justicia" deportiva funciona al revés que la ordinaria, hay que rebatir la acusación en lugar de defenderse de ella. C'est la vie !
      Un saludo

      Eliminar
  3. Se lo querian quitar del medio, eso esta clarisimo, o si no como se le llama a aplicar la pena maxima sin tener pruebas? Una sancion de 2 años para un corredor de 29 puede significar el fin de su carrera, es muy dificil volver a la alta competicion despues de un golpe moral como este, y mas en una edad en la que sabes que te quedan pocos años para seguir corriendo. Espero de verdad que se haga justicia y que no dejen triunfar ese odio cronico que tienen por los deportistas españoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Han ido a fastidiar al máximo. Por eso espero que recurra hasta donde pueda.
      Un saludo compi

      Eliminar
  4. Mirándolo objetivamente, creo que ha sido una sanción muy cuestionable, por lo cual, pone realmente en duda el que sea `justa´ (Y, definitivamente, muy `exagerada´, con `castigos´ desproporcionados)
    Saludos Mariano
    Laura Marco (@MissComentarios)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. Hay un trasfondo de culebrón : celos, poder y venganza !!!
      Un saludo

      Eliminar