A MUERTE CONTRA LA VIOLENCIA DOMESTICA

Sesenta y una víctimas mortales en lo que va de año. La causa, violencia doméstica, de género o machista. No se sabe muy bien. Se utiliza una denominación u otra, indistintamente. Ese ya de por sí es un gran problema, cuando no hay unanimidad a la hora de tipificar una conducta que es un delito.
Lo único que está claro es que un asesinato es demasiado, no digamos los que llevamos. 


Yo empezaré exponiendo mi opinión acerca de todo esto. 
Se hizo una ley especial para proteger a la mujer frente a la violencia del hombre, la llamada violencia machista . A partir de ahí, se antepone la versión de la mujer frente a la del hombre y se procede. Luego, vendrán las investigaciones policiales, las declaraciones y demás. A la hora de aplicar la ley en forma de sentencia, es donde ya todo se acaba de desmoronar, pues las sentencias en su gran mayoría son ineficaces.
Yo considero que la cruzada del gobierno en funciones y saliente en favor de la mujer y en contra del hombre ha sido el principal problema que tiene todo esto. La lucha que plantean por la igualdad entre hombres y mujeres parte viciada ya, al estar a favor de una parte y en contra de la otra. No es necesario crucificar al hombre para estar en contra de la violencia. De hecho, cuando un juez a dictado una sentencia no favorable a la mujer, se le ha tachado de machista; independientemente de los hechos.
Por ejemplo, hace unos días comentaba por aquí la sentencia a un grupo de proxenetas, que se van de rositas y estoy esperando que las asociaciones en defensa de la mujer contra la opresión machista se rebelen y por lo menos se quejen públicamente.


Hay una versión que denomina el feminismo como la lucha de la mujer contra la opresión del hombre. Yo prefiero decir que es una ideología y/o movimiento que tiene como objetivo la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Y me baso en este concepto para no admitir el término de violencia machista para definir esos casos. La práctica totalidad de delitos tienen como elemento común la relación entre el agresor y su víctima, de carácter afectivo-amorosa. Entonces cuando una ley protege o sanciona a una persona en función de su género y no de un delito, ya de por sí es mala y va contra derecho ( la igualdad ante la ley independientemente del sexo, raza, religión... ) . Pero sobretodo va en contra de la concienciación social del problema. Siempre se habla de un problema educacional, que si es lo que han vivido en casa, que si les ha educado así, pero realmente lo que sucede es que se sigue incidiendo en las diferencias de sexo y no en le delito en sí. No es un problema de que los hombres odian a las mujeres, sino unas desavenencias dentro de una relación, donde el más fuerte, cobarde por naturaleza, se aprovecha de esa condición para dominar a su pareja, usando la violencia porque se sabe ganador. Y antes de que os tiréis de los pelos, matizo: esto ocurre en el seno de parejas homosexuales . 
Entonces aquí el gran dilema, si son hombres, los dos a la cárcel y si son mujeres las dos tienen razón?
Si hemos de educar a nuestros hijos e hijas, debemos procurar cuanto menos dar una visíon real de los problemas, y no ahondar aún más en ellos. La base de todo es partir desde la igualdad y no lo contrario. 


Quizás en lugar de gastarse el dinero en campañas y pegatinas, fotos y presentaciones, deberían intentar mejorar esa ley, partiendo de una buena base de datos y de las opiniones de los profesionales que en primeramente actúan, como son los policías y los sanitarios. Yo he hablado de este tema con mujeres policías y enfermeras que se ocupan de estos casos y la verdad, considero que son opiniones muy a tener en cuenta. Está claro que la óptica de una mujer es mucho más valorada que la de un hombre, y se le da un carácter más imparcial. Hay casos en los que una mujer acude a denunciar a su marido que viene bebido y que entra en casa voceando y tirando todo lo que se encuentra a su paso, una vez a la semana, cada semana.  
Eso resta credibilidad, sobretodo para lo casos reales, duros de verdad donde las víctimas están desprotegidas desde el momento en que deciden ser atendidas en urgencias, irrumpiendo en alguna ocasión el agresor en la sala de curas. 


Una vez dictada sentencia, y el agresor castigado,( en la mayoría de los casos bastante barato le sale por cierto), se hace algo para que esa situación en concreto, con los mismos actores no se vuelva a repetir? Son eficaces las medidas de alejamiento ? Se castiga de la reincidencia como tal o solo como delito? Porqué se retiran las denuncias varias veces ?


En los casos de separación y divorcio, los hijos juegan el papel importante, desgraciadamente. Son lo que verdaderamente sufren  y padecen. El odio y la sed de venganza de los padres, indistintamente, puede con el amor por ellos. Ellos son las verdaderas víctimas de todo. Son los que tienen la llave de la vivienda familiar, la pensión alimenticia y sobretodo el arma que se usa contra le marido. Aquí tampoco la ley es muy ecuánime. Que haría una madre por sus hijos? Que se supone que debe de hacer un padre? Porqué una madre no puede vivir sin su hija y un padre si ? Hay igualdad en cuanto a sentimientos? Estos hechos son algunos de los detonantes también de la violencia.


Todos estos interrogantes necesitan una respuesta, para que la ley pueda ser verdaderamente eficaz. 

11 comentarios:

  1. Además de felicitarte por la claridad y objetividad de lo que te acabo de leer MARIANO, te diré que estoy total y absolutamente de acuerdo contigo en todo, que en este asunto mira que es difícil.

    Verás, sobre todo me dedico al derecho de familia ( para que nos entendamos, divorcios y separaciones) motivo por el cual veo asuntos de estos a todas horas y me molesta infinitamente la confusión e injusticia tan enorme que supone el uso y abuso de la mal llamada ley de violencia de género. La violencia en le seno del hogar, no tiene género, efectivamente la mayoría de las veces la sufren las mujeres, pero también hay mujeres que la ejercen frente a sus parejas masculinas y hombres que la sufren frente a sus parejas masculinas...primer agujero de la ley que regula este asunto. Segundo agujero, no todo conflicto doméstico es violencia. No se puede permitir el abuso gratuito de la denuncia en este sentido. Ni la mal intencionada persiguiendo sacar la marido a reacción del domicilio familiar, sin que sea cierto que ejerce esta violencia, pero que ante la duda el indubio por reo en la mayoría de las ocasiones aquí no se aplica, ni la ignorante denunciando cualquier mal entendido o conflicto de convivencia. La primera por que se hace un uso injusto de la ley, la segunda porque colapsa el sistema y ambas impiden dedicarse a la protección y seguimiento de los verdaderos casos de violencia doméstica, que por cierto siguen sin ser denunciados, porque la víctima de ellos, tiene tan mermada su autoestima que los vive como una situación habitual, merecida e incluso algunas veces como un cuelgue emocional del que ni es consciente.

    Además de las víctimas físicas de la violencia doméstica, siempre absolutamente siempre, los hijos que crecen en este habiente quedan tocados de por vida, reproduciendo en le futuro muchas veces los comportamientos que han visto en casa, ellos son tan víctimas siempre como las que lo sufren de manera física o emocional.


    Me ha encantado de verdad, gracias.
    Un placer leerte y un abrazo grande por ello.

    ResponderEliminar
  2. Creo que deberíamos partir de la base de definir igualdad. Para bien, o para mal, hombre y mujeres no somos iguales ni física, ni mentalmente. Lo que sí se debería hacer es educar en "igualdad de derechos y oportunidades"... En una sociedad en la que se grabase, a fuego, esta definición de igualdad todo sería más sencillo.
    Perdona que me haya ido un poco del tema...

    ResponderEliminar
  3. @JavierYa sabes que aquí puedes exponer lo que quieras en total libertad. Y además tienes razón, hay que matizar esas igualdades.
    un saludo y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  4. Para ser breve, sólo he querido decirte que me ha parecido muy bueno y que coincido con el comentario de María. Sinceramente, te felicito Mariano.
    Laura Marco (@MissComentarios)

    ResponderEliminar
  5. @María Primeramente, agradecerte la visita que sabes me encanta. Luego decirte que te añado a mi lista de blogs, ya que siempre te leo por el móvil y claro, ni comento ni nada...
    Bueno y en cuanto a lo que nos trae, me alegra muchísimo tu comentario, ya que siendo mujer y abogada conoces a la perfección todo lo que comento. Tengo una amiga también abogada de familia y alguna vez me ha comentado lo mismo.
    Desde el odio y el rencor no se soluciona nunca nada.
    Un abrazo y muchísimas gracias

    ResponderEliminar
  6. @Laura MarcoLaura muchas gracias. Ya te había echado en falta. Espero volver a verte por aquí.
    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  7. Difícil tema este del maltrato doméstico, que no de 'género'. Han traducido el término inglés y, en mi opinión, no lo define en su justa medida.Pero no es el nombre lo que más importa.
    Soy docente y desde hace algún tiempo vengo observando el aumento de la violencia, verbal y no verbal, entre los adolescentes (por supuesto, no todos). Además, me llama la atención que al hacérselo notar, lo admitan sin ningún pudor y se nieguen a corregirlo a pesar de ser un asunto repudiado por los medios de comunicación y, por simpatía, por la sociedad. Y digo simpatía porque como en tantos otros casos debe de ser cuestión de imagen.
    En ocasiones he llegado a pensar que mi apreciación era exagerada. Pero hoy, día internacional contra la violencia 'de género', una socióloga (Eva Espinar, creo) ha publicado un estudio que concluye que 8/10 chicas, estudiantes de E.S.O y bachiller, consideran que "deben complacer a sus parejas; que sus parejas tienen derecho a comprobar sus mensajes; que los celos son prueba de amor ..." Y los chicos:"que las chicas están más capacitadas para las labores del hogar, para la enseñanza, enfermería..." y ellos "para conducir camiones o para la arquitectura..."
    No creo que la causa de tanta violencia sea sólo por mimetismo. Muchos de los adolescentes violentos no han visto esas actitudes en sus hogares.
    Les damos información, mucha información demasiada información, pero no les enseñamos a razonar, a empatizar, a encajar un 'no': tienen el umbral de frustración muy bajito...
    En fin, no soy yo quien tiene autoridad en este asunto. Sólo quiero expresar que no se trata de gastar dinero en folletito, anuncios, charlas... como en tantos otros asuntos, FALLAMOS en la formación de PERSONAS.
    Perdón por la extensión, pero podría continuar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Lo siento soy 'la pesada' otra vez. No me puedo resistir.
    No soy feminista ni machista. Me repele la guerra de sexos.
    También tengo que decir que la violencia corre en las dos direcciones. No voy a exponer la ejercida por el hombre (que es brutal) porque todos la tenemos en mente.
    La violencia de la mujer tiene tintes psicológicos. Cuando queremos herir somos más 'sofisticadas':sabemos esperar. Creemos que los hijos son sólo nuestros y sólo nosotras los podemos atender: los hombres como tienen que trabajar y, no pueden hacer dos cosas al mismo tiempo, no tienen sentimientos. Y no admitimos que 'otra' pueda ser considerada mejor. Así que, 'a por todas' que la ley nos ampara...
    Vuelvo a lo mismo: todos, hombres y mujeres, olvidamos que somos iguales: PERSONAS con los mismos sentimientos, aunque los expresemos de forma diferente.
    Perdón por el 'rollazo'

    ResponderEliminar
  9. @Irlamartin Esta muy claro que es un tema muy delicado y muy difícil porque nosotros mismos nos lo complicamos, falta de franqueza a la hora de enfrentarse a este tipo de situaciones. Valoro muchísimo todos los comentarios, y en especial estos que como el de Maria y el tuyo, vienen de personas implicadas. Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Muy buena entrada, Mariano!!
    Estoy de acuerdo con todo lo que dices y lo que exponen @María e @Irlamartin.

    Este es un tema muy complicado, con muchos recovecos. Por supuesto que la violencia se da en los dos bandos pero quizá el hombre se lo calle por lo mismo que una mujer: el "qué-dirán" Y del mal uso que se ha dado a la violencia de género, han surgido muchos casos en que las mujeres han querido aprovecharse y han acusado en falso. Muchos de estos casos han salido a la luz y quizá ya los jueces no se dejen llevar tanto por la "inferioridad" de la mujer ante el hombre o la necesidad de que los hijos se queden con su madre. Se supone que todos somos iguales. Yo no creo que en la discriminación positiva: todos podemos ser agresivos, todos podemos ser buenos padres.

    Y, por supuesto, todo surge de una grave falta de educación y de falta de valores.

    Esto, a grandes rasgos, es lo que pienso. Podría explayarme largo y tendido...

    Saludos, compi

    ResponderEliminar
  11. @WastewinYa sabes que aqui estas en tu casa y te puedes explayar lo que te venga en gana.
    Gracias por la visita y el comentario

    ResponderEliminar