SON CRUELES LOS NIÑOS ?



Cuantas veces hemos tenido que eschuchar eso de : " 4 ojos, enano, bola de sebo, dumbo, conejo..." ?
Desde bien pequeños, los seres humanos se descalifican entre ellos. Esas frases "tontas"que comienzan en la guardería pueden resultar tan peligrosas para el que las espeta como para el que las recibe.
Porqué lo hacen ? Buena pregunta. Es difícil saberlo, pero está claro que el juntarse unos cuantos para burlarse de otro, aunque no tenga demasiada malicia, nos hace fuertes y sobretodo desvía hacia otros el problema, porque si no se está en ese bando, se puede estar en el otro. También el ser el jefe de la tribu y repartir gloria es desde edades tempranas una ambición. 
Se supone que ese tipo de comportamientos resulta gracioso, nos reímos unos cuantos que bien !! Pero claro, para "la diana" pues no es un buen trago que se diga. Normalmente se busca un uno débil y/o con poco carácter. Es lo fácil, además, ya es complicado para un niño tener que llevar gafas, un aparato o cualquier otro tipo de artilugio como para encima aguantar las mofas. 
Para los que llevan el " problema" de serie, lease gordos, bajitos, orejas grandes etc... es algo más duro, ya que es para siempre. 

Ese tipo de comportamientos conlleva que los chicos busquen suplir esos defectos de alguna manera, unas mejores que otras. Algunos, se vuelven graciosos en clase, el centro de atención para que digan "este chaval es cojonudo", otros escogen el lado duro de la vida y se hacen "bandarras", el peligroso con el que nadie se mete. Algunos, con poco carácter por lo general se encierran en sí mismos. Y otros intentan suplir su diferencia con ser el mejor en lo que puede, en la disciplina que sea. En definitiva, buscan refugio de alguna manera, una escapatoria a la triste y cruel realidad que los días les deparan. Y a veces se equivocan, ya que hay situaciones que les van a perjudicar mucho, tanto en lo personal, como en lo educativo, pero sobretodo en lo emocional. La autoestima de los chavales es muy importante a edades tempranas, ya que se empiezan a formar como personas y los valores que recogen de su entorno son los que van a sentar las bases de su educación y  de su personalidad, si están están distorsionados, envenenados por la crueldad de las burlas, los cimientos no serán los mejores para sacar de ellos una buena persona, fin en definitiva que todos ansiamos.

Se puede intentar remediar esto. Hoy en día, los padres disponemos de información más que suficiente, hay muchos casos documentados de acoso escolar, y de sus consecuencias. Somos de la generación de internet, bastante más informados y formados que nuestros padres, por ejemplo. Los padres somos los grandes responsables de todas estas situaciones, más por despreocupados que por otra causa. Vamos de güays, con el smartphone y el facebook todo el santo día. Y luego le echamos la culpa al trabajo... Nos preocupamos más en que no sean menos que los demás que en su felicidad, más en lo material que en lo emocional.

La educación es primordial. Los padres somos los que tenemos que enfocarles el asunto. Tanto a unos como a otros. A los niños hay que explicarles que ciertos comportamientos no se deben tener hacia los compañeros, hay que evitar las mofas. Hay que estar más pendiente de ellos y de como interactúan con los demás, dejar un poco de lado el café y el pitillo y fijarse mejor como y con quien juegan, se relacionan.
A los acosados, hay que hacerles entender que si bien es cierto que son diferentes, eso no es malo. Debemos enseñarles a enfrentarse al los problemas, y a intentar solucionarlos. Tienen que entender que ellos no están haciendo nada malo, todo lo contrario ya que lo están padeciendo. Pero no tienen porqué ser los mejores, los más listos o los más habilidosos. Tiene que ser felices, disfrutar de la niñez, de la adolescencia, de la vida al fin y al cabo. Este viaje se hace una vez , y tiene que ser lo más bonito posible. Ni puede ni debe venir nadie a estropearlo..Tenemos que procurar que se sientan arropados por nosotros, seguros de que los entendemos y los vamos a prestar toda la ayuda que precisen, que no están solos. 
Se tienen que enfrentar a las mofas con astucia y naturalidad, sin crispar más la situación pero dejando claro que no son  un blanco ni fácil ni dócil. Cuanto menos caso se le hace a un pesado que siempre está con la misma chorrada, menos interés despierta en los demás su protagonismo


A una chica que conozco, cuya talla es algo menor que la de otros compañeros, la estaban diciendo lo que es obvio, que es un poco bajita para estar en el curso que está. Sin más armas que su talento artístico innato y un poco de morro, les espetó que no es que fuese bajita, es que la habían adelantado tres cursos por lo lista que era. Tan buena fué la representación que se lo tragaron con piel y todo. Les dio una lección importante por subestimarla como persona y lo pagaron con una cura de humildad vergonzosa, ya que les había engañado totalmente, siendo ellos los güays de la tribu.
Esa chica aprendió también una lección importante, ya que no solo se pudo defender saliendo airosa de la contienda, sino que sobrellevo bien las críticas sin decaer para asestar su golpe maestro y quedando así demostrado que no es inferior a nadie a pesar de ser diferente. Al fin y al cabo, un subidón de autoestima. A buen seguro que esa pandilla pocas veces más le dirá algo.

Empecemos a luchar por enseñarles a nuestros hijos a convivir en igualdad, independientemente de su condición social, de su sexo o de su aspecto físico. Luego, nos podemos preocupar de los demás asuntos nacionales y mundiales. Tenemos la obligación de formar a los ciudadanos del futuro, y sintámonos orgullosos de ellos.

Para mi Titi...

9 comentarios:

  1. Muy buen post Mariano. Es increible lo crueles que podemos llegar a ser de niños y cuanto podemos traumatizar a otros sin darnos cuenta. A mi me tocò ser 4 ojos :D

    Nos pasamos toda la infancia intentando encajar y parecernos a los demas, para despues al hacemos mayores darnos cuenta de que lo bonito es ser diferente.

    ResponderEliminar
  2. Kristy, Gracias paisanuca, los padres tenemos que estar pendientes de todo eso. Y es cierto eso que dices, lo bonito es ser diferente.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que escribas esto. Yo estaba a punto (y quizas aun lo haga) de escribir una entrada acerca de esto tras ver un especial de Anderson Cooper con respecto a lo que se esta convirtiendo en un gran problema en USA: estos crios que se juntan en contra de uno que se convierte en diana hasta tal punto que "la diana" termina suicidandose. Hace tan solo un par de semanas sucedio el ultimo caso. No se de donde ha salido este fenomeno, pero me parece aberrante. Por supuesto, cuando yo era pequena pasaban cosas como las que tu describes, pero ahora se esta saliendo todo de madre y espero que las autoridades (como esta siendo el caso aqui) tomen medidas en el asunto porque esto no se puede permitir bajo ningun concepto.

    ResponderEliminar
  4. bueno Sandy, está claro que el problema no es nuevo. Los padres tenemos que enseñar a nuestros hijos valores, con el respeto como uno de los pilares fundamentales. Y lo demás viene rodado.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  5. Mariano, me parece muy interesante esta entrada y con ella nos haces reflexionar.

    Por supuesto que los niños llegan a ser muy crueles con otros niños, y además, creo que cuando están en pandilla, se atreven a decir cosas que uno solo no diría, y llega a ser tan grande el acoso que incluso los que se sienten acosados no se atreven a ir al colegio por temor, o llegan a coger complejos o enfermedades psíquicas.

    Es importante, la educación en la familia, que se base en el respeto de los valores humanos de los demás, y no dejarlo en manos del colegio, porque el pilar básico está en los padres.

    Te felicito por esta entrada, Mariano, porque tocaste un tema que está a la orden del día.

    Voy a comprobar a ver si está tu blog entre mis seguidores y también en mi lista de blogs, sino es así, le agrego, porque no quiero perder su pista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. María, muchas gracias por los cumplidos, esta noche no duermo. La verdad es que tendemos a culpar a los profesores de estos temas, pero la base es la educación que les damos los padres, inculcar el respeto hacia los demás es primordial.
    Gracias un placer tenerte por aquí

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post, Mariano!! Me encanta!!

    He vivido esta situación desde dos bandos distintos: como niña, sufrí acoso de unas compañeras por hacer los deberes de inglés(sí, leéis bien: por los deberes de inglés) Y como adulta, he colaborado con la Fundación ANAR, atendiendo al teléfono a niños que llamaban buscando una solución a sus problemas, y algunos de ellos llamaban por este tema, o "bullying" como se le denomina actualmente.

    Como niña acosada, y nueva en el colegio, puedo decir que no fue hasta pasados muchos años(ya con 27 años) cuando se lo conté a mi madre y lloré como una niña de 10 al contárselo. Bajo esas amenazas, dejé de ser participativa en clase, me volví más tímida...Sinceramente, he llegado a odiar con todo mi corazón ese colegio. Si esto pasó en 5º EGB, ya en 7º tenía una relación, más o menos, normalizada con mis agresoras. Y ya acabado el colegio, un día me crucé con una de ellas por la calle y aquella niña "enorme" se había convertido en una chica más baja que yo, obesa y con marcas en la cara ¡Ironías de la vida!A mi me odiaba porque representaba aquello que ella no podía ser...

    Los padres debéis estar muy atentos a cualquier cambio de comportamiento de vuestros hijos. Muchos no os van a decir nada. Piensan que vais a decirles que es una tontería o no os quieren agobiar con más problemas(como fue mi caso) Lo mejor es que saquéis el tema en casa como cualquier otro tema: la última peli o el último partido de fútbol. También podéis darles el teléfono de la Fundación (900 20 20 10) Muchas veces los niños se sienten más cómodos contándoselo a un desconocido a través del teléfono y si el caso es medianamente grave, nosotros siempre les animamos a contárselo a los padres o a los profesores.

    Por tanto, la base de todo está en la buena educación que reciben de sus padres. Los profesores son los encargados de controlar que no se dé ningún comportamiento desviado en su clase o colegio, y si se da, a mediar en él. Pero lo fundamental es que los padres enseñen a sus hijos a respetar a los demás, a pesar de sus diferencias.

    También quiero que penséis que esos niños "acosadores" suelen ser niños con sentimientos de inferioridad, con problemas graves en su casa...y todo ello lo disfrazan de un sentimiento de superioridad que les da derecho a avasallar a los demás. Es una pena que estos niños en sus casas no reciban la atención adecuada o que, incluso, algunos padres les animen a ser los "matones" de sus coles...

    ResponderEliminar
  8. Wastenin, gracias por la visita y por el post !! La idea que expongo es precisamente que los padres tenemos que educar a los niños para que no ocurran estas cosas, y siendo así, un niño que sabe que algo está mal, no lo hará con los demás ( en lineas generales). Y de esta forma, preparar a los que pueden ser blanco de este tipo de cosas.
    Un saludo compi !!

    ResponderEliminar