#SPANISHPEPINATION : la historia impepinable



Haciendo un poco de memoria, mirando hacia atrás, lejos, muy lejos. 
Los años 80. 
Los agricultores franceses boicotean la fruta española, llegando a temer por su vida algún profesional del volante. Encolerizados y poco tutelados, volcaban y destrozaban las mercancías que se atrevían a cruzar la frontera, independientemente del destino de la carga. La reacción del gobierno galo brillaba por su ausencia para los españoles, mientras se comportaba de manera patriótica para sus ciudadanos.
En aquellos tiempos, las relaciones "hispano-gabachas" no pasaban por sus mejores momentos, teniendo el tema del "refugio consentido" a los etarras muy caliente el ambiente. 
Se sabe que los franceses con muy suyos y van todos a una, envidiable por otra parte. 
Varias veces ocurrieron los hechos, es más, en cuanto se calientan la lían.
Esta vez han sido los "cabeza cuadrada". Desde Alemania nos han pegado un "pepinazo" bueno.
Al parecer, y según la responsable de Salud de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks (que vaya nombre por cierto), los pepinos contaminados procedían de Andalucía. 

Sin pruebas fehacientes ni concluyentes, sólo con  la presión 
por las muertes causadas por la bacteria pepinera y el descontento de los agricultores germanos, Cornelia la walkiriaesbelta libertadora y vengadora del pueblo y honra Teutones, se lanza a decantar la contienda juzgando y condenando a los productos y productores españoles, invasores de los mercados de verduras del norte de Europa,  señalando desde su gabinete a los importadores. 
Sin duda un acto heroico, que recogerán los libros más ilustres de  historia mundial, que pensó le valdría un buen párrafo en su currículum, para escalar en la carrera política. Aunque lo de aumentar el currículum para lo alemanes no es nuevo...
Además, resulta que desde Alemania, se distribuyen estos productos a distintos países de Europa, negando estos la entrada a los productos españoles, no solo a nuestro verde amigo.
Una vez indultados por la todopoderosa Merkel, diosa de la simpatía, y gracias a los cultivos que determinaron que los pepinos no eran los culpables de la mortífera intoxicación, los productos españoles tendrán la titánica tarea de volver a alcanzar la cuota de mercado perdida, que será bastante difícil después de quedar en entredicho en medio mundo (por los pepinos) y procurar que no se extienda a los demás productos agrícolas, como las frutas y hortalizas que empiezan ahora la temporada.






Pero realmente, porqué tanto miedo a los productos españoles? 
Está claro que en esto les ganamos en productividad y calidad por goleada. Ellos, el eje franco-alemán, no son competitivos y cualquier triquiñuela les sirve para quitarnos del medio. 
Por esta vez, cuanto menos hemos quedado empate.
         
                                                            Algo está cambiando... 





2 comentarios:

  1. Las fotos son mundiales!! Eres un catacrack!! Mariano for president!! Qué gran visión!!

    ResponderEliminar
  2. @Chema García
    Gracias por la visita y el comentario Chema.He de comunicarte que me lo cené a noche ! Y estaba buenísimo.
    Un poco de humor no viene mal.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar