EL LEGADO DEL #15M





Las asambleas de los llamados "indignados" han resuelto que las acampadas han de llegar a su fin, aunque en algunas plazas se prolongarán hasta el 19J, y en otras, parte de los presentes se quedan.
 Ahora es cuando deberíamos echar cuentas, que es lo que realmente se ha sacado en claro de todo esto y cual ha sido el coste. 
Si empezamos por el 15m, que fué el inicio de este movimiento campista, y valoramos los hechos, las lecturas como siempre dependerán de la óptica. Pero la realidad está ahí, en la calle. 
En un principio, la sociedad en su mayoría apoyo las protestas, ya que el descontento se respiraba en la calle, aromas de crisis, paro, corrupción... Todo ello formando un potaje difícil de digerir, a priori.


Las redes sociales por fin han servido para algo más que para ligotear, charlar o compartir fotos. Se ha utilizado como "arma de guerra" esta fabulosa herramienta, para luchar por un cambio político y social, convocando a muchos sectores, aunque no todos se dieran por aludidos. De hecho, toda la información ha viajado por la red de acampada en acampada, al momento, en tiempo real.
 Y como todos los inicios son difíciles, este no ha sido la excepción. La desinformación también ha campado a sus anchas por la red, y algunas veces de forma interesada por ambos bandos (acampados y fuerzas del orden) entorpeciendo el verdadero conocimiento de los hechos con  transparencia y objetividad.
Los partidos políticos no se dieron por aludidos en un primer momento, pero según avanzaron los días, y trás calibrar las repercusiones, tomaron posiciones,aunque tímidamente.
También el movimiento paso de ser diverso a más definido políticamente, lo que en mi opinión le empujó al fracaso.


Lo difícil, convocar a la sociedad, a una muestra heterogénea de la misma, con gentes de cada uno de los estratos sociales y económicos del país, se consiguió con la ayuda de la red y de la gran labor de Democracia Real Ya.
El auto denominado movimiento de indignados, que debía evolucionar trás el hito conseguido al reunir a tanta gente distinta bajo un mismo lema, se enrocó en unos principios equivocados de democracia. Un movimiento o ideario político, como se quiera denominar, tomó la batuta del mismo centrándole en el dominio del poder, y en intentar ejercer  la influencia necesaria para mantenerlo controlado. A partir de ese momento, se supo que no llegaría a buen puerto. Más pendientes de organizar comisiones y asambleas para debatir lo mismo y no avanzar en nada. El querer organizar la sociedad con otro sistema que ellos mismos nos imponen, es más de lo mismo. No se ha dejado ver ninguna alternativa a lo que tenemos. Las propuestas no dan ninguna solución a los problemas que plantean. Es más, a mi tampoco me representan porque tampoco me han preguntado si quería o no.
Y este es el fracaso, lo que nos queda que después de un mes; nada ha cambiado, nada nos han ofrecido distinto a lo que tenemos. No nos engañemos, esto no va a ninguna parte. Los que manejan las comisiones y las asambleas tienen unos ideales políticos muy marcados y definidos que seguramente no serían apoyados por la mayoría de la sociedad, eso también lo sabemos. Pero sobretodo, esto es lo que enseñamos a nuestros hijos, lo que plasmamos en los libros de historia. Podemos y debemos hacerlo mejor.


De hecho, el llamado movimiento de indignados 15m ya tiene su entrada en la Wiki, y es palpable la falta de rigor o de información en ella por parte de los redactores, ya que al  autor del panfleto Indignaos ! ( Indignez-vous! ) Stephane Hessel, le atribuyen una participación en la redacción de la declaración de los derechos humanos en la que solo fué en calidad de asistente, que no es que sea poco, pero no es lo mismo.






Quizás el mensaje de un hombre de 93 años, testigo de primera fila de la segunda guerra mundial no se ha sabido entender. Un hombre que luchó fusil en mano contra la ocupación de su país, que además no admitió la traición de su gobierno al alinearse con los invasores, reprimiendo y maltratando a sus conciudadanos no puede entender que nos dejemos manipular, porque él no lo consintió.
 La esperanza que nos transmite, nos invita a cambiar esto desde dentro, desde la democracia, porque la hay. Nos dice que se puede cambiar las reglas del juego, pero jugando una partida y ganándola, y no rompiendo el tablero sin tener otro de repuesto.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por el artículo.
    Escuchad el grito de 1240 indignados http://clearrevolution.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. @CLEARREVOLUTION
    gracias por la visita y el comentario. Tendré ne cuenta la sugerencia

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Mariano, poco te puedo decir puesto que sabes que coincidimos en gran medida. Esperemos que el sentido común impere y vuelva a ser un movimiento horizontal y constructivo.

    Saludos y buen miércoles :)

    ResponderEliminar
  4. @Mercedes HVdP
    Hola Mercedes, también espero al sentido común, pero siempre me da calabazas...
    Un saludo y gracias por pasarte por aquí

    ResponderEliminar