A DONDE VAS?... MANZANAS TRAIGO !





Algo tan fácil como escuchar y se puede convertir en una tarea extraordinariamente complicada. Y lamentablemente esto ocurre con demasiada frecuencia en nuestras rutinas diarias. En cualquier ámbito de nuestro día a día, nos podemos encontrar con situaciones similares, tanto en casa, en el trabajo, con los amigos...
Esto tiene lugar cuando una persona tiene la imperiosa necesidad de decir o hacer algo independientemente de lo que les pregunten o digan los de su alrededor, tu preguntas o dices una cosa y se te contesta lo que se tienen en mente.


No confundir con el "oido selectivo", del que hablaré otro día, que resulta ser muy distinto : se oye pero no se escucha, salvo que nos interese. De esta manera tenemos la fiesta en paz con nuestro interlocutor hasta que nos pregunte por el contenido de la conversación...


Y porqué digo esto?
Pues después de las elecciones y del efecto de las acampadas, parece ser que nadie se da por enterado. Ninguno de los actores de esta macro producción se ha hecho eco de los gritos de la sociedad, de las peticiones de cambio de modelo. Pero nadie :
- políticos
- comités ejecutivos de los partidos políticos
- sindicatos
- patronal
- representantes de las acampadas


Nadie se salva de la quema. 
Los primero, los políticos, después de todo el pescado vendido, se centran en cargar contra el rival y preparar el próximo asalto a la Moncloa. La sociedad ha pedido cambios en la ley electoral, lo manera de repartirse los votos es injusta, lo que enfatiza en la hegemonía de los más poderosos en cuando a votantes.
Los partidos políticos aún no se han pronunciado como parte implicada, para intentar estar a la altura de las demandas de los ciudadanos y confeccionar unos programas acorde con lo que se les reclama. 
Sindicatos y patronal, enzarzados en el pacto "social" les importa un bledo lo que piensen los trabajadores y sobretodo los no trabajadores que son muchos, solo miran por sus intereses particulares, dedicándose como siempre a "echar flores" al contrario. El típico lamentablemente "yo no he sido, son ellos" ,huele ya.
Los representantes de las acampadas. Estos no saben que hacer, si quedarse o marcharse. Desde este rincón, ya me pronuncié varias veces sobre el tema, algunas de ellas mal entendidas por algún que otro lector fugaz. Pero sobretodo, se han centrado más en gobernar las acampadas y en publicitar protestas que en realizar propuestas consensuadas por una muestra heterogénea real de la sociedad.


Hasta el momento, todos han luchado por sí mismos, y no por lo que dicen representar que somos los ciudadanos. Seguimos igual que el 15m con una salvedad, que se ha hablado de este movimiento durante 3 semanas.


Que hay de lo importante? 
De darle más protagonismo a los partidos pequeños cambiando la ley electoral ? ( alguna propuesta #acampados ? )
De no permitir imputados en las listas ? (cuantas firmas hemos conseguido, o mejor dicho hemos pedido? )
De evitar que se "fosilicen"  en los cargos públicos ?


Esto ya se comentó aquí en abril. Sin 15m y sin acampada. Es decir, que no solo yo pensaba en ello, sino mucha gente. Pero después de todo lo que ha llovido, seguimos igual. Cada uno a lo suyo. 


Tan difícil es poner en marcha desde una plataforma, un sindicado, partido político o movimiento que sea, una reforma que la mayoría de la sociedad demanda? Y no me refiero a lo de no abaratar el despido, nacionalizar entidades privadas u otras cuestiones del estilo, menores con respecto a lo que realmente piden a grito los españoles. 




Nadie quiere poner la primera piedra, están a la espera por si tuviera un peaje político. 
Ninguno de los anteriormente mencionados ha planteado el asunto como el inicio de algo, sino como un asunto a esquivar. Y así nos va.


Vamos, lo que llamamos hacerse el longuis !


Afortunadamente para ellos, aparecen temas tan desgraciados para los afectados como la crisis del pepino, el terremoto de Lorca, el cambio de cromos en las autonomías y la operación de rodilla del monarca. En ellos han encontrado a su rabo del perro de Alcibíades.


Y tu que opinas querido lector? Hablamos de lo mismo?











4 comentarios:

  1. El 15M sirvió para despertar a una sociedad adormecida y aborregada de cuya protesta se tenía que haber hecho eco la sociedad entera... porque era un grito casi unánime.
    El problema es que se planteó como una mera protesta que, sobre la marcha, derivó en una acampada para hacerse más fuerte pero sin un objetivo claro. Después, todo fue improvisar sobre la marcha: manifiestos por aquí, reivindicaciones por allí, nos quedamos, nos vamos, infiltraos que nada tiene que ver... Unas aguantarán más pero al final se diluirá como un azucarillo..
    Es mi opinión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. @Javier
    Gracias por la visita y por el comentario javier. No solo trato de exponer eso por parte de los "indignados", que ya comente en 4 ocasiones, sino que he querido recalcar el hecho de que nadie le ha hecho el más mínimo caso a ese grito de la sociedad, y eso es lo triste.
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que algunos han temblado por dentro, y luego cuando han visto que todo seguía igual respiran tranquilos. Cómo bien dice Javier el grito de la sociedad era casi unánime, pero al final cuando tuvo que haber una cabeza visible sólo se vieron a los que siempre están ahí para protestar contra el sistema. Protestar contra el sistema para acabar con él es cómo seguir al Imperio en la Guerra de las Galaxias y cuando triunfe por fin el totalitarismo, el individuo se diluirá bajo parte de lo social que está redirigido de forma unilateral por una única voluntad, cómo las hormigas, desaparece la libertad individual por el sacrificio del bien "fascista-comunista(son igual de totalitarios)" social. Lo que la sociedad esperaba era un tirón de orejas a quien tenga responsabilidad directa No en lo hecho hasta ahora, sino en lo que se puede hacer tras el 15M, ¿Quién hace las leyes? ¿Quién elabora los reglamentos que explican cómo deben desarrollarse esas leyes? Los representantes legítimos de la soberanía popular que representan al pueblo que les ha elegido democráticamente. Esos son los que tienen que mover ficha. Pero ¿Qué pinta en eso cosas cómo "acabar con el sistema""lo que decimos aquí es la democracia real y directa""hay que acabar con los partidos". Lo que los políticos tienen que hacer es una deontología profesional es su ética cómo colectivo profesional la que está en juego, además de su moral individual al hacer la vista gorda en corrupciones, o al hacer la vista gorda cuando tras una corrupción, el resto del partido ni se inmuta o encima se le defiende a capa y espada. Por no hablar de los mecanismos de control que claramente fallan. ¿Cuándo y cómo se revisan las cuentas de las administraciones públicas? ¿los tribunales de cuentas, las comisiones de los mercados de valores cómo es posible que no detecten más que un % mínimo de los fraudes existentes?

    ResponderEliminar
  4. @Chema García
    Hola Chema, gracias por la visita y el comentario. Yo creo que mucho de esto se soluciona limitando los mandatos a dos legislaturas, lo que renovaría constantemente los partidos, entraría gente con ideas nuevas,con demandas actuales y no anclados en un modelo anticuado y estatico.
    un saludo

    ResponderEliminar