NO POR MÁS MADRUGAR AMANECE MÁS TEMPRANO


Seguramente lo que voy a escribir a continuación sea cuanto menos polémico. El terrorismo es un asunto difícil y muy desagradable. Como todo lo que escribo en esta bitácora, es mi opinión y creo debo expresarla.
Con ello, no pretendo  dar lecciones, ni mucho menos; solo exponer mi sentir . No pretendo ni ofender a unos ni  enaltecer a otros.
Este texto es mi manifiesto del porqué, según mi opinión, Sortu ni puede ni debe presentarse a las próximas elecciones.
Lo escribo como ciudadano de a pié, sin ataduras ideológicas ni hipotecas con ningún partido político, libre de pensamiento y culto.
En un post anterior, comentaba la nueva andadura del aparato político de ETA.
Bueno, mi postura es muy clara al respecto y creo que muy razonable y razonada, aunque para gustos los colores.

Partiré de la base del asunto.
 Sortu no debería ni siquiera haberse planteado el presentarse a unas elecciones. El mero hecho de formar un grupo político ya  de por si les tenía que haber bastado. Están, desde el punto de jurídico, en entredicho, ya que muchos de sus fundadores y actores han sido miembros de partidos ilegalizados por estar vinculados a banda arma y miembros del grupo terrorista.
Considero que los últimos movimientos de la banda terrorista son muy positivos, todo lo que sea encaminarse hacia la paz lo es, si además eliminamos el terror y la violencia pues es inmensamente positivo.
La formación política de nueva creación no puede llegar exigiendo. No tienen ese derecho.
Lo primero, han de ser reconocidos legalmente como partido político, hecho que depende de su postura con y hacia la banda terrorista.
Y, siempre según mi opinión, han de trabajar para que su credibilidad sea un hecho y no un discurso lleno de palabras ambiguas.
No se trata de que se pasen el día condenando y renegando de la banda, sino que con hechos se les relacione con un partido democrático que busca  y trabaja por  la paz principalmente, ya que en parte, es su responsabilidad guiar a sus correligionarios y a su electoradopor otros caminos que no sean los de la violencia, sea del tipo que sea , la amenaza y la extorsión, y que sí cumplan con las exigencias de una sociedad libre y democrática.
Y cuando se les vea capaces de luchar por sus ideales en esa senda política libre de rentas y peajes con la banda terrorista, entonces será el momento de participar plenamente en la vida política, no antes y menos tras una hora de discurso vacío.

Y  la responsabilidad de la sociedad es, a través de los demás partidos políticos, de acogerles, ayudarles y guiarles para lograr esa plena integración. Una vez la justicia de el visto bueno, claro está, que quien tiene potestad para ello.
Por supuesto tendrán que luchar muy duro para que la banda terrorista deje las armas de una vez por todas. Que nadie crea que van a llegar en estos días con una furgoneta llena de pistolas y las van a entregar en el cuartelillo. Tendrán que ir convenciendo también a los terroristas de que ese es el único camino por el que se debe luchar, y desde el que se pueden pelear los objetivos.

Y a esta bien de usar el terrorismo como baza electoral. Ya está bien de sacar a la asociación de víctimas para favorecer un partido o movimiento. Las víctimas son personas que han sufrido en sus carnes la violencia de estos energúmenos, unas han sobrevivido y otras no, pero no deberían situarse al lado de ningún partido político, sino delante de todos.
No se trata de que haya vencidos y vencedores, se trata de que salga ganando la sociedad.
Ahora, lo que les toca es trabajar duro y hacerse valedores de los mismos derechos que las demás fuerzas políticas, para que el aparato militar de ETA deje de existir. Deben ganarse a pulso la credibilidad que no tienen. Una  hora de rueda de prensa no es suficiente.
Pero se deben de ganar el respeto también de esas fuerzas políticas para que juntos se encuentre el camino hacia la paz y el fin del terrorismo en España y no solo en el país vasco.

Porque lo que sí es necesario y obligatorio, es que los representantes de los ciudadanos trabajen duro también y codo con codo para conseguir ese objetivo, si Sortu da el primer paso, que le ayuden a dar los siguientes, hasta que se integren el sistema político como unos más. Ahí es donde realmente se podrá calibrar el respeto de las reglas del juego.
 Luego que hablen las urnas.
 

Si te a gustado, compártelo para que llegue lo más lejos posible.
También, como siempre agradeceré los comentarios.


4 comentarios:

  1. Los ciudadanos necesitamos recuperar el poder sobre nuestras vidas y participar de las decisiones que nos afecten para de esa manera tener el poder de escoger la paz

    ResponderEliminar
  2. Las reglas del luego ya están establecidas, las mismas para todos, sólo hay que ceñirse a ellas. Las palabras tienen que venir refrendadas por los hechos y, así, todos jugamos con la misma baraja.
    En igualdad de condiciones que las urnas hablen libremente y todos aceptaremos sus resultados.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. @Javier
    Gracias Javier, yo me he esplayado un poco mas
    un abrazo y gracias por la visita y el comentario

    ResponderEliminar
  4. @Angel Cabrera
    Esa es la idea, que dejen de aferrarse al sillón y empiecen a trabajar por y para nosotros.
    un abrazo y gracias por la visita y el comentario

    ResponderEliminar