PUNTO DE PARTIDA

El debate del miércoles pasado sobre la famosa ley Sinde, una nueva ley para la cultura en internet  , nos abre una puerta para intentar presentar una alternativa a la misma. La verdad, es que hubo un intercambio de opiniones y de ideas muy a tener en cuenta.


Lo que está claro es que la ley no es del agrado de todos, y que no hubo dialogo porque una parte no quiso que lo hubiese, seguramente porque consideró que esto es un monólogo. Esta es la principal razón del rechazo. El gobierno alardea de diálogo social pero no predica con el ejemplo. Y seguramente la postura de "diva" de la ministra del ramo en cuestión ayuda bastante poco.

Decir que internet es cultura es un poco exagerado, al igual que afirmar que los internautas son delincuentes. Internet es mucho más grande y tarde o temprano, tendrán que adaptarse a este medio.

Yo comenté ayer que Gonzalez-Sinde ha sido el caballo de Troya de la industria audiovisual y la SGAE: desde dentro ha sacado esta ley que solamente asiste a una de las partes, la suya claro.

Lo que deberíamos dejar claro si queremos proponer una alternativa aceptable y equitativa para todas las partes afectadas, son algunos conceptos que delimiten esta norma.
Los derechos de autor son innegociables. El autor-creador o en su defecto el propietario legal de los mismos, es el único que puede y debe decir sobre ellos. A partir de esto, nos quedamos sin la barra libre gratis. Realmente, supongo que haya gente interesada en descargarse de todo y gratispero tenemos que tener muy claro que eso es ilegal. Además, en estos casos se lucran todos salvo el propietario de los derechos y eso por supuesto es inadmisible.

Pasado este punto, me preguntaría el porqué de esta ley. Realmente las pérdidas de la industria audiovisual son culpa de internet y la piratería ?
También deberían darse cuenta de que el tiempo pasa y tienen que adaptar sus negocios a los nuevos medios y métodos de difusión y distribución. Hoy en día está todo inventado o casi todo. Tenemos ejemplos como el Apple Store por ejemplo.
Seguramente tengan que adaptar los precios a los nuevos tiempos teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado.


También hay que tener en cuenta al distinto tipo de comprador: el fan, el coleccionista, al que solo le gustan un par de canciones, etc... De ahí que son muchas las opciones.
Yo pienso que éste precisamente es el gran escollo, el adecuar el negocio a la actualidad y que sirva para un futuro cercano.


Es decir, deben reestructurarlo de forma que se acople a las nuevas tecnologías en lugar de quedarse lamentándose anclados en el modelo antiguo.

La parte jurídica también ha sido muy criticada, ya que recuerda mucho a la censura. Yo pienso que partiendo de los puntos anteriores, la parte jurídica vendría rodada, mucha más sencilla y acorde a una sociedad democrática y civilizada. De hecho, salvo el cierre de las páginas web, casi todo lo demás está ya regulado por ley, aunque quizás le falte adaptarse a los nuevos tiempos donde nos encontramos con nuevos medios, nuevas situaciones y seguramente nuevos delitos.

0 comentarios: