CUARENTAÑERO 3: LA VUELTA AL COLE



El final del verano nos trae la vuelta al cole, ansiada por todos aunque seguramente por diferentes motivos, unos por coger los libros, (los menos) y otros (la mayoría) por reencontrarse con los amigos y contar las batallitas veraniegas, casi siempre exageradas o adornadas. Porque claro, lo de las novietas de la época ( 12 a 15 años) no era como ahora, era mucho más serio: sobre todo era más romántico ,menos carnal y más sentimental. Que chochos erámos, que pardillos !! Si todavía jugábamos con los playmobils , airgamboys y madelmans !!


Lo más cerca del pecado que íbamos a estar, cuando íbamos a la playa, al rio o a la piscina. Pero moríamos más por sus labios que por sus curvas, aunque ciegos tampoco éramos. Nos enamorábamos cada verano con un beso pulcro y verdadero.
Todo lo relacionado con la pareja era tabú; los mayores te decían el típico y burlón tienes novia solo para hacerte pasar vergüenza, porque, y sobre todo para las chicas, era tema muy serio, más en una sociedad todavía machista por tradición.
Igual que ahora vamos , dale leña al manzano !!


Empezábamos con el álbum de la liga, intentando conseguir el jugador estrella , el fenómeno;pero seguramente mas por enseñarle que por tenerle,el jefe del patio con el súper cromo ! Todos te miraban con envidia y admiración.
Esos reencuentros nos hacían felices durante las primera semanas del curso; descubríamos cuanto habíamos crecido y cambiado físicamente ,por ejemplo empezábamos a tener pelusilla que al año siguiente se convertiría en bigote ya...
Estrenábamos ropa y calzado para el curso,esas zapatillas J’hayber ,los vaqueros Lois o Lee,Levi’s para los pudientes....
Hoy en día esto no es especial ya que los hábitos de consumo y sobre todo las posibili-dades económicas nos permiten renovar el vestuario más a menudo.
Luego la compra de material escolar y de los libros pues nos hacia ilusión también pues al fin y al cabo,estrenábamos algo también.
En esa época, la gente de 40 años era considerada gente mayor, de hecho los gustos tanto musicales como de ocio eran muy distinto a los de la gente joven; la distancia generacional era grandísima ,un abismo. Esas gentes habían pasado muchas penurias y necesidades en general,y seguramente no quisieron que nosotros pasásemos por lo mismo;venían de una cultura en la que el respeto a los progenitores era mas por miedo que por educación, y debatiéndose entre el aplicar las vivencias y enseñanzas  o no ser lo duros que fueron con ellos,les fue muy difícil. Por lo general era gente que había empezado a trabajar desde muy corta edad, faltando mucho al colegio,para poder ayudar en casa.Seguramente querían para sus hijos un futuro mejor, con mucho sacrificio y mucho sudor.
Hoy por ejemplo,muchos padres compartimos gustos musicales con nuestros hijos ,aficiones y/o juegos; la distancia generacional a disminuido una barbaridad afortunadamente, lo que nos permite compartir y disfrutar más los unos de los otros. 
Aunque quizás esa cercanía es muchas veces mal entendida,al ser amigos de nuestros hijos y no educadores , ya que la falta de respeto hacia los padres y sobretodo la ausencia de autoridad por parte de estos, hace más difícil valorar a otro tipo de educadores y autoridades.


Es un problema que tenemos que solucionar los padres, partiendo de la premisa prevenir antes que curar.

2 comentarios:

  1. Genial como el resto de entradas del cuarentañero. Totalmente de acuerdo contigo sobre la manera de actuar con nuestros hijos. Se debe de ser padre antes que amigo.Una cosa no quita la otra, pero cada vez más los padres declinan sus obligaciones en los demás.

    Un saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica. En clave de humor y con algo de ironía, pero ahí esta el asunto...
      Un abrazo

      Eliminar